15 oct. 2013

Tributo a las Fuerzas Armadas Españolas

Coincidiendo con el pasado 12 de Octubre, Día de la Hispanidad que conmemora la llegada de la Pinta la Niña y la Santa María, comandadas por Cristobal Colón a las costas americanas, me he permitido la libertad de rendir un pequeño tributo a las Fuerzas Armadas Españolas, formadas por los tres ejércitos (Ejército de Tierra, la Marina y el Ejército del Aire) y la Guardia Real. Sin más dilación os dejo con el vídeo.


Share:

4 oct. 2013

La Batalla de Watling Street

Grandes Batallas de la Historia. La Batalla de Watling Street. Julio César en su afan por conquistar todo el mundo antiguo, puso su vista más allá de la Galia y desembarcó con sus legiones en Britania (actual Gran Bretaña) en el 55 a.C. Pero no fue hasta casi 100 años después, en el 43 d.C. cuando el emperador Claudio se tomó en serio la idea de conquistar toda Britania para anexionarla al Imperio Romano. De esta forma el ejército romano avanzó por el sur de lo que hoy en día es Inglaterra dando comienzo a la conquista de Britania que se consumaría en el año 90 d.C. Durante la conquista los romanos optaron por llevar a cabo una política de tributos, exigiendo el pago de un impuesto a las aldeas conquistadas a cambio de que puedan conservar sus propias autoridades locales y ser independientes del Imperio. Uno de estos pueblos eran los Icenos que a la muerte de su rey y pese a la promesa romana de que la situación seguiría de la misma manera, fueron conquistados y maltratados por el ejército romano, la viuda del difunto rey, Boudica, fue azotada y sus hijas fueron violadas.
Ante tal situación, los Icenos se sublevaron contra la dominación romana con un gran éxito, de forma que atacaron y mataron a todo romano de tres de las ciudades más importantes de Britania: Camulodunum, Verulamium y Londinium (actual Londres y capital de la provincia de britania) ciudades que apenas estaban defendidas por falta de hombres. Suetonio, encargado de las tropas romanas, reunió a casi dos legiones completas para hacer frente a la rebelión, en total unos 10.000 hombres que eligieron un emplazamiento estratégico para presentar batalla en el que un desfiladero, hacía de cuello de botella y se abría a una llanura. Además un bosque protegía la retaguardia romana para evitar el flanqueo por parte britana, la única mala noticia es que el invierno se acercaba, y los romanos apenas tenían suministros, por lo que los britanos deberían aparecer pronto.

Guerra: Conquista romana de Britania.
Batalla: La Batalla de Watling Street.
Fecha: En Otoño del 60 d.C.
Lugar: En algún punto entre Camulodunum y Londimium, actual Gran Bretaña.
Resultado: Victoria romana.
Clave: Superioridad técnica romana y terreno apropiado.
Beligerantes
Icenos
Trinovantes
Imperio Romano
Bajas:
Romanos: 400 muertos y heridos.
Britanos: 80.000 entre muertos heridos y prisioneros.

El ejército britano era 10 veces más numeroso que el romano ya que estaba formado por casi 100.000 hombres venidos de distintos pueblos o clanes que se habían unido a la rebelión con mayoría Icena. Si bien eran muy numerosos, casi ningún soldado tenía formación militar ni el ejército atesoraba más recursos que la infantería ligera. La mayoría del ejército estaba formada por campesinos que no habían visto en su vida ninguna guerra más allá que los saqueos que se habían producido desde el inicio de la rebelión, en las que realmente no llegaron a combatir, tan solo llegaron a tomar parte en pequeñas escaramuzas contra diminutos contingentes de romanos.
No obstante la falsa confianza que los saqueos generaron en los Icenos hicieron que en cuanto tuvieron constancia del emplazamiento exacto de las legiones romanas, acudieran veloces a su encuentro, justo lo que los romanos deseaban. Es importante señalar que las legiones eran en aquella época las mejores tropas del mundo, con una disciplina, unas técnicas, un equipamiento y una preparación que ningún otro ejército poseía, además  los romanos tenían caballería cosa con la que los rebeldes no contaban. En pocos días los ejércitos ya estaban frente a frente, la perfecta formación de las legiones romanas, todos en silencio esperando confiados el combate con la infantería en el centro, la infantería ligera en los flancos y la caballería en las alas, contrastaba con la anarquía en la formación de los britanos, que recurrían antes del combate a continuos cánticos intimidatorios y con un único frente dividido en clanes o tribus.
watling-street-roma-britania
Los britanos confiados en su fácil victoria situaron todos los suministros, carruajes e incluso a sus familias en forma de arco en la retaguardia para que pudiesen observar la gloriosa batalla ignorando que el terreno donde se desarrollaría la batalla hacía prácticamente inútil la ventaja numérica britana. Suevos y cimbrios en el pasado ya habían claudicado en condiciones parecidas contra las tropas romanas, pero los icenos tenían fé ciega en la victoria. Suetonio, que comandaba las operaciones de la batalla, espetó un discurso con unos grandes consejos para sus legionarios: «Ignorad los clamores de estos salvajes. Hay más mujeres que hombres en sus filas. No son soldados y no están debidamente equipados. Les hemos vencido antes y cuando vean nuestro hierro y sientan nuestro valor, cederán al momento. Aguantad hombro con hombro. Lanzad los venablos, y luego avanzad: derribadlos con vuestros escudos y acabad con ellos con las espadas. Olvidaos del botín. Tan sólo ganad y lo tendréis todo».
La espera por el combate se estaba alargando, nadie quería atacar primero para tener a sus tropas mas descansadas, pero la impaciencia entre las filas britanas y las presiones de los otros jefes tribales hicieron que Boudica ordenara una ataque general que consistía en una primitiva carga frontal con la mayor parte de sus efectivos, los britanos salieron con decisión hacia la formación romana dando comienzo a la batalla de Watling Street.
watling-street-roma-britania
La carga que comenzó con mucho ímpetu se detuvo cuando a una distancia de 30 metros los romanos realizaron una gran descarga de pílums, unas lanzas de dos metros de longitud que resultaban muy efectivas en la media distancia. Tras esta primera gran descarga que resultó tremendamente mortífera por la escasez de protecciones del lado britano, la carga vaciló y prácticamente se detuvo, la segunda descarga realizada inmediatamente después fue decisiva, gran parte de las tropas britanas dieron media vuelta e iniciaron una huida desorganizada rompiendo el frente, pero la retirada se veía bloqueada por los propios carros britanos desde donde que los civiles icenos veían la batalla. Esto provocó una situación de caos en el que los britanos no presentaban ninguna intención de atacar la formación romana, de hecho ni siquiera en la primera y única carga habían llegado a chocar las primeras líneas de ambos ejércitos.
Aprovechando el caos existente, Suetonio mandó un gran ataque de la infantería por el centro, y nada más este comenzó la caballería se lanzó ferozmente contra los flancos britanos. Apoyados en su superioridad técnica, su disciplina y su armamento superior, la infantería cortó lo que quedaba de la formación britana por la mitad a la vez que la caballería romana arrasó literalmente los flancos britanos que pronto se vinieron abajo.
watling-street-roma-britania
La retirada ya de por sí caótica se convirtió en un sálvese quien pueda, pero los carros seguían bloqueando dicha huida lo que empeoraba la situación puesto que las fuerzas romanas habían sido capaces de cercar a cuatro quintos de las tropas britanas, mientras que los restantes habían conseguido huir en desbandada hacia localidades cercanas. Para los que no tuvieron esa suerte comenzó una masacre que no se detendría hasta la muerte de prácticamente todos los britanos incluyendo mujeres y niños, ya que esa era la forma romana de escarmentar de cara a futuras revueltas.
Tras la batalla, Boudica, la reina rebelde se suicidó envenenándose y dejando libre el camino a Roma para la conquista de toda Britania en la que no volvería a haber grandes revueltas hasta un siglo después. Con la conquista de Britania, Roma aumentaba sus fronteras, y comienza a estirar ya en exceso sus líneas de suministro, no obstante el Imperio Romano experimenta durante el siglo I, una etapa de gran esplendor, en estos momentos nada ni nadie en el mundo antiguo puede hacer frente a Roma

watling-street-roma-britania
Mapa de la batalla
watling-street-roma-britania
 Legionarios romanos
watling-street-roma-britania
 Boudica, reina icena
watling-street-roma-britania
 Boudica, reina icena
watling-street-roma-britania
Conquista romana de Britania
Share:

2 oct. 2013

Vassili Zaitsev, el gran francotirador soviético

Grandes héroes de la Historia, Vassili Zaitsev. Un pastor de los Urales convertido en un gran héroe de la Unión soviética a base de ser infalible con su rifle de alta precisión, una destreza que le valió a Vassili el "honor" uno de los tres mejores francotiradores de la historia junto a Simo Haya y Lyudmila Pavlichenko. Vassili nació en Yelino (Siberia) un 23 de Marzo de 1915, vivió su infancia en los Montes Urales en un ámbito rural del que solo saldría para ir a la guerra. Desde pequeño ya despertó un gran interés por al caza, con arco cuando era un verdadero niño y con armas de fuego después de que su abuelo le regalase su primera escopeta y le enseñase a disparar. Vassili Zaitsev pasó su adolescencia cazando ciervos de manera que el mismo desarrolló cierto tipo de técnicas que luego aplicaría en la Segunda Guerra Mundial, y que le llevarían a alcanzar la fama y la gloria en el Ejército Rojo, pero antes de eso pasaría por la escuela técnica de Magnitogorsk para después ejercer como tenedor de libros en la escuela de ingeniería. 
Si bien es verdad, que los años 30 fueron de relativa calma para la situación militar de la URSS a pesar de las tensas relaciones con Japón, el inicio de la década de los 40 vendría marcado por la guerra total. La operación Barbarroja había conseguido que los alemanes llegasen hasta la mismísima Stalingrado donde se estaba librando la famosa Batalla de Stalingrado, la mayor batalla de la historia. A Stalingrado fue destinado Vassili Zaitsev para combatir y muy pronto se convirtió en una figura entre la tropa y la población civil.

Nombre: Vassili Zaitsev.
Guerras: Segunda Guerra Mundial.
Batallas: Batalla de Stalingrado.
Fecha: 23 de Marzo de 1915 - 15 de Diciembre de 1991.
Rango: Capitán.
Bjas causadas: 242 muertos
LealtadBandera de la Unión Soviética Unión Soviética

Vassili enrolado en la 248 división de infantería, pronto comenzó a atesorar bajas, se dice que en los diez primeros de días de batalla mató a 50 soldados alemanes, lo que hizo que su fama comenzara a extenderse por todo Stalingrado e incluso los periódicos y la propia propaganda soviética lo ensalzaban como a un héroe para dar moral a la tropa que en los primeros compases de la Batalla de Stalingrado tan sólo conservaban el 5% de la ciudad. Pronto a Vassili se le encomendaron diferentes misiones, en las que ya no sólo consistía en matar a un gran número de soldados, sino en ser selectivo y matar objetivos importantes o de alta graduación. Para abatir a sus enemigos sin delatar su posición tan solo podía efectuar un disparo de tal forma que sus enemigos no tenían opción de ver de donde llegaba el tiro, puesto que les cogía por sorpresa.
Además de servir en combate, Vassili Zaitsev se dedicaba a la instrucción de francotiradores, de tal forma que formó un grupo de élite de 28 snipers, que algunas fuentes apuntan que llegaron a abatir entre todos a 3.000 enemigos. Victor Medvédev, Anatoli Chéjov, Andrei Vaciu o su amante Tania Chernova, fueron algunos de sus alumnos más aventajados que sembraban el pánico tras las líneas alemanas, y bajaban de forma alarmante la moral de la tropa germana a la par que aumentaba la de las fuerzas soviéticas, todos los soldados querían imitar al gran Vassili Zaitsev. Por su parte, el célebre francotirador soviético seguía aumentando su cuenta particular de víctimas, 100 llevaba cuando se le concedió orden de Lenin por su heroico servicio a la Unión Soviética.
vassili-zaitsev-francotirador-sniper
Pero sin duda lo más conocido de la vida de Vassili Zaitsev es curiosamente un episodio que no está completamente probado ya que no existen informes oficiales al respecto. Este episodio trata de la llegada a Stalingrado de un comandante alemán, experimentado en batalla y al igual que el soviético, gran francotirador. El comandante respondía al nombre de Erwin König, el cual llegó a la devastada ciudad de Stalingrado, con una sola misión, acabar con la vida del tan famoso sniper soviético. König había sido bien adiestrado y sobre todo contaba con amplia información que le proporcionaban los servicios secretos alemanes acerca de las tácticas que empleaban los francotiradores soviéticos, muchas de ellas ideadas por el propio Vassili Zaitsev. En cambio tanto este como sus compañeros, no tenían ni idea no sólo de las estrategias de König que eran totalmente atípicas, sino que ni si quiera conocían en que sector se movía y su presencia solo era conocida gracias a un prisionero alemán que informó de un hombre de alta graduación que no hacia más que explorar el terreno de Stalingrado y del que circulaban muchos rumores.
El primero en mover ficha fue König matando dos francotiradores rusos, fue entonces cuando Vassili decidió pasar a la acción y comenzar a buscar obsesivamente al sniper alemán.
vassili-zaitsev-francotirador-sniper
El encuentro tendría lugar en la fábrica "Octubre Rojo", abandonada por obvias circunstancias bélicas. En este combate se batiría König, a los soviéticos Vassili Zaitsev, su compañero Nikolái Kulikov y Danilov un encargado de la propaganda bélica y de agitar a las masas. Ambas facciones permanecieron ocultas durante 3 largos días, en los que los soviéticos fueron capaces de detectar una chapa metálica debajo de la cual se encontraba el alemán König. Esta localización se produjo después de que Danilov, con claros síntomas de fatiga de guerra cometió la imprudencia de asomarse para delatar la posición del alemán que inmediatamente disparó abatiendo al propagandista de un balazo en el hombro que lo apartaría del duelo, aunque finalmente sobrevivió. No obstante ninguno de los dos francotiradores soviéticos fue capaz de saber donde se encontraba König, tan solo pudieron intuir imprecisamente la zona de la que procedía el disparo. Tras explorar dicha zona con sus prismáticos, Vassili se fijó en una plancha de metal  como el lugar perfecto donde podría estar. Tomando como base este emplazamiento. Para engañar a König, Nikolái levantó su casco e inmediatamente König disparó, a lo que el ruso respondió fingiendo que había sido herido, tras esto, el francotirador alemán se asomó para comprobar su diana, momento que el infalible Vassili Zaitsev aprovechó para asestarle un tiro en la cabeza. El héroe de la Unión Soviética había ganado su duelo más complicado.
Como botín del envite, Vassili se llevó el rifle de König, rifle que aún se conserva hoy en día en Rusia.
vassili-zaitsev-francotirador-sniper
En enero de 1943 Vassili es herido con fuego de mortero causándole una ceguera temporal de la cual pronto se recuperó y pudo seguir combatiendo junto al grueso de las tropas del Ejército Rojo. Acabada la Batalla de Stalingrado con victoria soviética, Vassili siguió el destino del Ejército Rojo iniciando un eficaz contraataque contra las tropas del Eje del Grupo de Ejércitos Sur del Frente Ruso. Para Vassili la Segunda Guerra Mundial finalizó en el Río Dniéster donde el Ejército Rojo continuaba su avance imparable para la ocupación de Rumanía. Acabada la Segunda Guerra Mundial, Vassili se casó y se instaló en Kiev (Ucrania) donde ejerció como ingeniero y donde acabaría sus días curiosidades del destino, 10 días antes del colapso total de la Unión Soviética. Los restos del condecorado como héroe de la Unión Soviética descansan en la actual Volgogrado, la antigua Stalingrado que tantos alemanes vio caer bajo la mira telescópica de Vassili Zaitsev.

vassili-zaitsev-francotirador-sniper

vassili-zaitsev-francotirador-sniper

vassili-zaitsev-francotirador-sniper

vassili-zaitsev-francotirador-sniper

Share: