22 oct. 2012

La Batalla de la Isla Terceira


Grandes batallas de la historia. La Batalla de la Isla Terceira, Nos encontramos en pleno conflicto dinástico por la corona de Portugal. Por un lado las clases populares y una serie de nobles portugueses se han decantado por Antonio I prior de Crato como legítimo sucesor de la corona portuguesa mientras que Felipe II de España, reclamaba el trono de Portugal por ser primo de Enrique I, monarca fallecido sin descendencia. El conflicto desencadenó una guerra entre ambas partes en la que Portugal llevaba las de perder con respecto a España, que gozaba del dominio militar mundial siendo la indiscutible primera potencia. Felipe II de España pronto se puso manos a la obra y encomendó al Duque de Alba y a Don Álvaro de Bazán la misión de someter a la Portugal peninsular atacando Lisboa en una acción conjunta por mar y tierra que se saldó con un rotundo éxito. Al mismo tiempo, España también consiguió someter a la flota portuguesa de Indias. Después de estas acciones la única resistencia portuguesa, se encontraba en las Islas Azores. Felipe II, deseoso de hacerse con todas las posesiones de Portugal manda una flota de 28 naves y 4.500 hombres al mando de Don Álvaro de Bazán y liderada por el galeón San Martín, todo un coloso de los mares. Además una segunda flota también se dirige hasta allí aunque llegará demasiado tarde para entrar en combate.
Las diezmadas fuerzas portuguesas no están solas, Francia, temerosa del poder que atesora la Casa de Austria envía a la Isla Terceira una gran flota al mando de Felipe de Strozzi compuesta por 60 naves y 7.000 hombres en la que Inglaterra no desaprovecha la ocasión para colaborar enviando barcos y materiales. Ambas fuerzas se dirigen a las Azores, concretamente a la Isla Terceira donde se librará un gran batalla que sin duda pasará a la historia por muchos motivos.


Guerra: Guerra de Sucesión del trono de Portugal.
Batalla: Batalla de la Isla Terceira.
Fecha: 26 de Julio de 1582.
Lugar: Isla Terceira, Azores, Portugal.
Resultado: Victoria Español, anexión completa de Portugal.
Clave: Despliegue anfibio español.
Beligerantes
Bandera de España Impero españolBandera de Francia Reino de Francia
Bajas:
Imperio Español: 224 muertos y 550 heridos.
Reino de Francia: 12 naves, 1.500 muertos y 1.500 heridos, desaparecidos o capturados.

Las fuerzas españolas estaban en clara desventaja numérica, algo que a Don Álvaro de Bazán imbatido durante toda su vida, no le importó. Con la flota francesa esperando a la española cerca de la Isla Terceira y tras sufrir problemas algún barco español por culpa del tiempo teniendo que volver a puerto, ambas fuerzas se encontraron el 22 de Julio de 1582.
Durante los primeros dos días ambas flotas se respetaron mutuamente fruto de la ausencia de viento que prácticamente mantenía a lo barcos inmóviles, pues la mayoría de los barcos eran barcos de vela. El día 24 amaneció con algo más de viento, lo que aprovechó la flota francesa para hacer valer su ventaja de barlovento y atacar a la española dando comienzo a la verdadera Batalla de la Isla Terceira. No obstante a pesar de la diferencia numérica y a la ventaja francesa del viento, la flota española se mantuvo firme, compacta y con una buena estrategia de auxilio entre barcos, haciendo fracasar el ataque. A pesar de que los franceses aún pudieron mantener la ventaja del barlovento, su flota sufrió grandes daños teniendo que ser reparados varios barcos.
batalla-de-la-isla-terceira
Harto ya de tener que luchar con el viento en contra, Don Álvaro de Bazán decidió llevar a cabo un movimiento arriesgado, durante la noche del 24 al 25 de Julio, la flota española llevó sigilosamente  a cabo un movimiento hacia la retaguardia francesa, de forma que el día 25 la flota española amaneció con la ventaja de barlovento sobre la flota gala que se hallaba desordenada reparando los destrozos del día anterior. Sin pensárselo dos veces y confiado totalmente en la victoria, Don Álvaro de Bazán dio la orden de ataque sobre la flota francesa, pero como si de una zancadilla del destino se tratara, el buque San Cristóbal de Eraso, el segundo más importante de la flota española, rompe su palo mayor, Don Álvaro al ver al buque pidiendo auxilio, cancela el ataque.
El dia 26 amaneció sin apenas viento, los franceses tenían una ligera ventaja pero que apenas era notable, las naves navegaban lentamente y el ataque por parte de cualquiera de las flotas parecía muy arriesgado por lo que todo indicaba que no iba a haber tampoco grandes movimientos ese día. No obstante un hecho insólito desencadenó las hostilidades.
batalla-de-la-isla-terceira
El maestre de campo Lope de Figueroa a cargo del Galeón San Mateo, segunda nave en importancia de la flota española se salió de la formación temerariamente sin que tal movimiento contase con la aprobación de Don Álvaro de Bazán, se cree que Lope de Figueroa lo hizo solamente para buscar su gloria personal. El comandante francés Felipe de Strozzi no se lo pensó y se dirigió hacia este para aislar al galeón español con su nave capitana, su segunda nave en tamaño y 3 embarcaciones más. El galeón español fue duramente castigado, y aguantó sin abrir fuego hasta tener cerca a la capitana francesa a la que castigo duramente con una andanada de cañones y una barrida de fusileros a la cubierta enemiga que causó muchas bajas en el barco francés. Aun así el galeón español estaba rodeado y recibió más de 500 proyectiles siendo desprovisto de todo mástil. Los franceses pasaron a abordarlo, pero los 250 infantes que lo custodiaban fueron implacables y aguantaron más de dos horas de batalla, incluso cuando la mitad ya habían muerto o estaban malheridos, la defensa no se resquebrajaba. Afortunadamente para los tripulantes del San Mateo la flota española navegaba en su auxilio. Tras la llegada de 2 naves españolas llegó Don Miguel de Oquendo con el galeón Juana el cual tras una andanada de cañones, abordó la capitana francesa liberando al San Mateo del ataque francés, hiriendo gravemente a Stronzzi y dejando la nave francesa a la deriva.
batalla-de-la-isla-terceira
Con el combate ya generalizado y las flotas sin formación combatiendo anarquicamente con claro dominio español, Don Álvaro de Bazán se dirigió hacia la capitana francesa para acabar de ajusticiarla y conseguir la rendición de la flota francesa.
La capitana francesa con 400 muertos a bordo y con el propio Stronzzi herido gravemente se rindió sin apenas resistencia, muriendo el comandante francés mientras era transportado. La Batalla de la Isla Terceira había finalizado. El resto de la flota francesa huyó al ver a su capitana naufragar siendo sus naves perseguidas por el resto de naves españolas. No obstante tras la batalla Álvaro de Bazán decidió no tomar la isla por tierra, dejando esa empresa para el año siguiente cuando volvería con 15.000 hombres ocupando las islas completando la anexión de Protugal. En la ocupación de la Isla Terceira se creó la infantería de marina, siendo el español el primer cuerpo de marines de la historia. Por su parte la Batalla de la Isla Terceira supuso la primera batalla naval de la historia en la que participaron galeones de guerra siendo también la primera batalla librada en mar abierto.

batalla-de-la-isla-terceira
Situación geográfica de las Islas Azores
batalla-de-la-isla-terceira
Posterior desembarco en la Isla Terceira



Share:

1 oct. 2012

La Batalla de Guadalete

Grandes Batallas de la historia. La Batalla de Guadalete. Tras la caída del Imperio Romano de Occidente, en la Península Ibérica se instauró un reino visigodo que a principios del siglo VI ya estaba bastante debilitado debido a las continuas luchas internas y a la codicia y traiciones de todos aquellos que poseían algo de poder por aquel entonces. Además, diversas tribus peninsulares como los vascones eran un continuo dolor de cabeza para el reino visigodo puesto que se consumían una gran cantidad de recursos en estos conflictos.
Precisamente por una disputa interna entre el Rey visigodo Rodrigo y los descendientes de Witiza (el anterior rey) los musulmanes, que en poco tiempo habían formado un gran imperio en Oriente Próximo y Norte de África, desembarcaron en la Península para ayudar a los descendientes de Witiza en sus pretensiones al trono sin que el Rey Rodrigo lo supiese. No obstante la traición era doble puesto que los musulmanes lo único que querían era avanzar en Europa y extender el Islam en todos los rincones del mundo. Con esta misión los musulmanes desembarcarían en la Península Ibérica con 7.000 soldados de infantería entre los que figuraban una notable cantidad de mercenarios cristianos. Al conocer esta noticia el Rey Rodrigo reclutó un ejército de entre 30.000 y 40.000 hombres entre los que se encontraban sin que Rodrigo sospechase de su traición muchos de los conspiradores favorables a la estirpe de Witiza. Ambas fuerzas se encontrarán a orillas del Río Guadalete donde medirán sus fuerzas y se decidirá el futuro de la Península Ibérica.

Guerra: Invasión Árabe de la Península Ibérica.
Batalla: La Batalla de Guadalete.
Fecha: Algún día entre el 19 y 26 de Julio del 711.
Lugar: Río Guadalete, España.
Resultado: Victoria árabe.
Clave: Traición a Rodrigo
Beligerantes
Cross-Pommee-Heraldry.svg Reino VisigodoCalifato Omeya
Bajas desconocidas.

Antes de dar comienzo la Batalla de Guadalete, los árabes consiguieron reforzarse, hasta alcanzar los 10.000 hombres contando ya con unidades de caballería ligera. La formación de combate visigoda consistía en un centro fuerte, con el Rey Rodrigo y sus tropas más leales y experimentadas mientras que sus "aliados" witizianos velaban por los flancos. A pesar de su clara mayoría numérica, las tropas visigodas tenían una gran desventaja con respecto a los musulmanes y es que los hombres de Rodrigo desconocían casi por completo la forma de pelear musulmana mientras que estos, gracias a que contaban con mercenarios cristianos en sus filas, si sabían más o menos la forma de combatir visigoda.
Las técnicas de guerra musulmanas consistían básicamente en cargas de caballería muy rápidas que aprovechaban la escasa movilidad de la infantería visigoda.
Volviendo al tema en cuestión en la Batalla de Guadalete ambos ejércitos se respetaron durante dos días en los que tanto unos como otros esperaron los ataques del adversario, y tan solo se hostigaron tímidamente y sucedieron pequeñas escaramuzas sin mucha importancia.
LLegado ya el día de las hostilidades, la verdadera Batalla de Guadalete comenzó sin que mucha información acerca de ella halla llegado hasta nuestros días. De lo poco que se sabe de ella es que como estaba pactado desde un principio, los flancos visigodos fieles a la estirpe de Witiza, se separaron del centro de la formación dejando a Rodrigo y sus hombres en una posición de clara desventaja frente a su enemigo.
Por tanto tras la deserción de los Witizianos, el ejército musulmán comandado por Tariq se impuso con facilidad ante las restantes tropas de Rodrigo, del cual no se supo más tras la batalla. Se cree que pudo escapar pues su caballo fue encontrado muerto a orillas del Río Guadalete aunque otras fuentes apuntan a que Rodrigo cayó muerto en batalla y su cadáver lo arrastró la corriente del propio río.
La victoria musulmana fue tan aplastante que tras la batalla las tropas musulmanas marcharon sobre Toledo, la capital de reino visigodo sin que nadie pudiera detenerles, incumpliendo el trato que estos habían echo con los descendientes de Witiza. El avance islámico por la península fue tan rápido que apenas se pudo organizar ningún tipo de resistencia. Además los Witizianos no tenían ningún apoyo con el que poder plantar cara a las tropas musulmanas que se habían reforzado con un nuevo contingente venido desde África de 18.000 hombres. No sería hasta la Batalla de Covadonga cuando se pudo organizar una resistencia eficaz de la mano de los señores cristianos acantonados en el norte de la Península Ibérica, principalmente en Asturias a cuyo cargo se encontraba el gran Don Pelayo pionero en la lucha por la reconquista. No obstante el reino visigodo que había dominado la mayor parte de la Península Ibérica desde la caída del Imperio Romano de Occidente, encontró su muerte en la Batalla de Guadalete.



 Máxima extensión del Imperio Árabe
Conquista de la Península Ibérica por las hordas musulmanas
Share: