4 may. 2012

El Gran Capitán, Gonzalo Fernández de Córdoba

Gonzalo Fernández de Córdoba apodado "El Gran Capitán", uno de los grandes héroes de España. Fue un hombre que dedicó su vida al ejército español y que desde niño encontró en las armas su pasión y su forma de vida. Dotado con una capacidad innata para el mando militar no tardó en hacerse con el mando de grandes ejércitos que le posibilitaron conseguir grandes victorias vitales para la expansión del creciente Imperio Español. El Gran Capitán supo reinventar el arte de la guerra introduciendo cambios en su ejército que le permitieron casi siempre ser netamente superior a sus enemigos. Querido y respetado por sus hombres se ganó su reputación sobre todo en Italia donde libró sus batallas más gloriosas. Sin duda Gonzalo Fernández de Córdoba es uno de los grandes pilares y posiblemente el primer gran general que tuvo el Imperio Español desde que éste comenzara su gran expansión con el descubrimiento de América en 1492. También el Gran Capitán fue protagonista de uno de mayores hechos históricos de la historia de España, fue él quien protagonizó las negociaciones con el Reino de Granada, siendo la caída de este, el final de la Reconquista que duró nada más y nada menos que 800 años. Es por esto y mucho más que el Gran Capitán se merece unas líneas en condiciones que relaten su inquietante vida llena de aventuras y conflictos.

Nombre: Gonzalo Fernández de Córdoba.
Apodo: "El Gran Capitán".
Guerras: Guerra de Granada, I Guerra italiana, III Guerra turco-veneciana, II Guerra italiana.
Rango: General, virrey y Duque (5 ducados).
LealtadPendón heráldico de los Reyes Catolicos de 1492-1504.svg España

Gonzalo Fernández de Córdoba nació el 1 de Septiembre de 1453 en Montilla (Córdoba). Descendiente de una familia noble pronto se codearía con la sangre real, siendo paje del prícipe Alfonso quien pretendía heredar la corona al igual que su hermana Isabel, quien a la postre se convertiría en Isabel I de Castilla, la Reina Católica. Gonzalo acabaría sirviéndola a esta a la muerte del príncipe Alfonso. Desde niño aprendió a manejar la espada y con tan solo 12 de años comenzó su carrera militar. Su primer conflicto fue la Guerra Civil castellana en la cual Isabel I de Castilla defendió su derecho al trono. En esta guerra Gonzalo Fernández de Córdoba comenzó a asombrar a sus superiores por su buen hacer, su arrojo y su valentía. Pero donde destacó verdaderamente fue en la Guerra de Granada en la que comenzaría a ganarse las primeras líneas de su leyenda. Sus primeras grandes victorias sucedieron en el Sitio de Tájara y en la toma de Loja donde todavía Gonzalo destacó por sus dotes como soldado y no como oficial. También intervino directamente en las negociaciones con Boabdil, rey de Granada para la capitulación de la ciudad aprovechando Gonzalo la buen relación que tenía con éste. La histórica capitulación de Granada en 1492 le reportaron a Gonzalo que ya de por sí provenía de una familia pudiente, nuevas rentas que no le apartarían del mundo de la guerra, pues esta era su pasión. 
Isabel I de Castilla pronto informó a su marido Fernando II de Aragón acerca de los logros militares de Gonzalo. Es entonces cuando el Rey Católico le encomienda a este el mando de una expedición de 60 naves y 6.700 hombres, 700 de ellos, soldados de caballería. La expedición se dirigirá a Nápoles donde se custodiará el territorio para evitar que Francia se hiciera con Nápoles. La expedición alcanza las costas italianas el 24 de Mayo de 1495. Sin duda esta expedición fue la verdadera catapulta de Gonzalo Fernández de Córdoba hacia lo más alto de la historia de España. Esta expedición duraría 3 años y en ella Gonzalo se gana el sobrenombre de "El Gran Capitán" por la multitud de victorias que cosechó en tierras italianas, liberando Nápoles de toda presencia francesa. Siendo sus victorias más importantes las del Sitio de Atella, y la Toma de Ostia. Tras estas victorias, el ya "Gran Capitán" vuelve a España donde es recibido con honores de héroe, pues a nuestra tierra ya habían llegado todo tipo de historias y leyendas sobre el gran hacer del Gran Capitán.
Tras a su vuelta sofocar la Rebelión de las Alpujarras, el Gran Capitán es encomendado para liderar una gran flota de 8.000 hombres repartidos en 60 naves que zarparían hacia el Peloponeso, lugar que está siendo invadido por los turcos. Tras una breve parada en Sicilia para reforzarse con soldados españoles que sirven en Italia, y tras recibir una pequeña ayuda en hombres y barcos por parte de Francia y Venecia, la flota del Gran Capitán (con rango ya de Capitán General) desembarca en Candía, atacada por los otomanos, el 2 de Octubre del 1500. Tras socorrer la ciudad y debido a las pocas provisiones con las que contaban las tropas del Gran Capitán, se decide atacar Cefalonia, que es vencida y arrebatada de las manos de los otomanos. Tras estas victorias contra los turcos la flota del Gran Capitán vuelve para invadir Nápoles encontrando una férrea resistencia en Tarento, pero que no es rival para las tropas del Gran Capitan que una vez más da una lección de sabiduría militar y consigue rendir la ciudad en 1502. Pronto se reanudarían las hostilidades con Francia por Nápoles, siendo el punto culminante de la contienda, la Batalla de Ceñirola en la que las tropas del Gran Capitán causaron 4.000 bajas a Francia por tan solo 100 españolas, posiblemente la mayor victoria de Don Gonzalo. Tras esta victoria Francia envió otro ejército que fue derrotado a orillas del Río Garellano por lo que Nápoles volvía a quedar libre de franceses y el Gran Capitán se convertiría en virrey de Nápoles.
El final de su vida militar llegaría tras la nuerte de Isabel I de Castilla puesto que Fernando II de Aragón, temía una rebelión independentista de Nápoles instigada por el Gran Capitán. Estos temores se incrementaron cuando Fernando II viajó a Nápoles y comprobó el cariño que allí se tenía a Gonzalo. El rey pidió a este que se volviera con él a España y desde entonces lo tuvo apartado de la vida militar, un final muy poco digno para el bueno de Gonzalo que moriría en Loja en 1515. Como legado dejó todo un arsenal de nuevas técnicas militares como aumentar la proporción de arcabuceros a 1 de cada 5 soldados o la creación de las coronelías pero su reforma más profunda fue sin duda dotar de más protagonismo a la infantería en detrimento de la caballería, por lo tanto se puede decir que Gonzalo Fernández de Córdoba es el padre de los Tercios Españoles que con su infantería dominarían el mundo durante los próximos 150 años. Por último comentar que El Gran Capitán era muy amigo de Diego Garcia de Paredes el posiblemente mejor soldado de la historia. Ambos combatieron juntos en multitud de ocasiones e incluso Diego dio la cara por el Gran Capitán ante el rey y toda su corte, arriesgando su vida.




Share: