1 jul. 2012

La Armada Invencible

Grandes Batallas de la historia. La Armada Invencible. El Imperio Español se encuentra en pleno apogeo. Ni siquiera las guerras con la mayoría de potencias mundiales son capaces de evitar la posición de España como indiscutible potencia mundial. Portugal había sido anexionada al Imperio español junto a todas sus posesiones coloniales y para los españoles nada parecía ser inaccesible. Por aquel entonces reinaba Felipe II, un Felipe II que tenía una gran obsesión, invadir Inglaterra y destronar a su reina. Es necesario recordar que Inglaterra era un importante enemigo para España ya que sus piratas atacaban constantemente las líneas comerciales españolas, y también prestaban una fuerte ayuda a la Provincias Unidas en Flandes, además en una España obsesionada con la religión, el catolicismo tenía que ser impuesto sobre las nuevas corrientes cristianas. Bajo el pretexto de reclamar una serie de derechos de dudosa validez sobre la corona de Inglaterra Felipe II planea la invasión en la que existe una gran dificultad. El Canal de la Mancha, sin duda la clave de la invasión de Inglaterra sería el transportar a los Tercios desde Flandes hasta costas Inglesas, una vez hecho eso, los 30.000 hombres de los Tercios de Flandes que se planeaba transportar con Alejandro Farnesio al mando, no tendrían rival en suelo inglés. No obstante para superar el Canal de la Mancha infestado de barcos ingleses y continuamente azotado por fenómenos meteorológicos adversos, hacía falta una gran armada, una de las más grandes vistas hasta entonces. Haría falta una Armada Invencible.

Guerra: Guerra Anglo-española (1585-1604).
Batalla: "La Armada Invencible".
Fecha: 8 de Agosto de 1588
Lugar: Canal de la Mancha.
Resultado: Desembarco español frustrado.
Clave: Las tormentas.
Beligerantes
Bandera de Inglaterra Inglaterra
Bandera de los Países Bajos Provincias Unidas
  • Bandera de España España
  • Bandera de Portugal Portugal (anexionado al Imperio Español)
Bajas:
- Inglaterra: 10.000 muertos y 400 heridos (epidemias naufragios y combates).
- España: Entre 12.000 y 15.000 muertos desde la salida (epidemias, naufragios y combates), 800 heridos, 394 prisioneros y 34 barcos


La mayor armada construída hasta entonces, la Armada Invencible, tenía que tener un general acorde con su magnitud, por eso, Felipe II eligió a Alvaro de Bazán, un hombre que  lo tenía todo para desempeñar esa función de manera eficiente. Desafortunadamente Alvaro de Bazán murió antes de que la expedición partiese ocupando su lugar Alonso Pérez de Guzmán, un hombre que estaba ahí por motivos políticos y no militares, de hecho el mismo no se consideraba ni un hombre de guerra ni un hombre de mar, las malas lenguas cuentan que incluso se mareaba a bordo. Por su parte Inglaterra contaba con los mejores generales que posiblemente haya dado el país entre los que destacaban el tan odiado por unos y querido por otros, Francis Drake y Charles Howard.
La "Armada Invencible" estaba compuesta por 130 naves de las que ni mucho menos eran todas de guerra. En la armada invencible se incluía mucho barco exclusivamente dedicado a llevar provisiones, armas, munición o soldados. Por lo general las naves españolas eran grandes buques lentos y  muy cargados por lo que su maniobrabilidad dejaba mucho que desear. Los buques ingleses por su parte eran barcos rápidos y ligeros que además contaban con el perfecto conocimiento de las tortuosas aguas del Canal de la Mancha. 
Desde un principio la Armada Invencible sufrió varios contratiempos, entre tormentas, vientos desfavorables y algún pequeño encuentro con barcos ingleses cerca de las costas ibéricas, la armada perdió mucho tiempo hasta que por fin pudo partir de forma compacta hasta el Canal de la Mancha. En ese tiempo la comida comenzó a pudrirse y las enfermedades a cebarse con la tripulación lo que hizo que la Armada Invencible partiese hacia tierras inglesas con una moral ya baja y con pérdidas humanas de relativa importancia.
Antes de que diesen comienzo las hostilidades, la armada española tuvo la oportunidad de acabar con buena parte de la flota inglesa que estaba atrapada en el puerto de Plymouth a causa de un viento desfavorable, pero Alonso Pérez de Guzmán desoyendo los consejo de otros oficiales más experimentados dejó pasar la oportunidad anteponiendo ante todo el plan de recoger a los hombres de Alejandro Farnesio, ya que la Armada Invencible según él no estaba destinada a acabar con la armada inglesa.
El 31 de Julio de 1588 comenzaron las hostilidades con un leve cañoneo fruto del respeto mutuo que se tenían ambas armadas. En esos primeros combates, la Armada Invencible perdió dos galeones, uno por una explosión interna y otro por chocar con otro barco español cuando se dirigía a abordar un buque inglés.
Durante los siguientes días las escaramuzas eran constantes. Ingleses y españoles tenían diferentes conceptos de lucha ya que mientras los españoles apostaban por abordar los barcos enemigos y establecer combates en los propios barcos, los ingleses apostaban por el fuego de artillería desde larga distancia. Estas diferencias hacían que no se formasen grandes combates. No obstante, los ingleses conocedores del gusto español de abordar, teniendo barcos más rápidos y la suerte del viento que durante la batallas les favoreció casi en todo momento, se alejaban de los barcos españoles cada vez que estos se les acercaban pudiendo realizar la guerra a su manera.
Los combates más duros se registraron cerca de Gravelinas, donde los españoles con todas las condiciones meteorológicas en contra sufrieron una intensa lluvia de artillería y el ataque de brulotes que incendiaban los barcos españoles. No obstante los barcos españoles supieron sobreponerse a la situación y poner en huida a los barcos ingleses incluido el de Drake que casi es hecho prisionero.
la-armada-invencible /></a></div>
<br />
<div class=
Fue a partir de entonces cuando las condiciones meteorológicas empeoraron de manera considerable y ambas flotas tuvieron que recalar en diferentes puertos. El embarque de los Tercios de Alejandro Farnesio se convirtió en tarea imposible por la incapacidad de la armada de atracar en los puertos flamencos debido a las insurrecciones de la zona. Fue entonces cuando la Armada Invencible decidió regresar a España rodeando toda la costa inglesa por el Mar del Norte y volviendo al sur a través de los mares irlandeses. Por el camino numerosas tormentas se cebaron con la armada hundiendo algunos barcos de transporte. La invasión de Inglaterra había fracasado, sin embargo este fracaso fue más estratégico que cuantioso puesto que de las 121 naves que llegaron al Canal de la Mancha, 87 regresaron a España siendo la mayoría de las bajas navíos de línea o barcos de transporte, aun así el desastre era evidente.  El ejército español se desquitó de tal desastre un año después venciendo de forma mucho más contundente a La Invencible Inglesa. La guerra anglo-española la acabaría ganando España. 

Share:

2 comentarios :