8 jun. 2012

La Batalla de los Campos Catalaunicos

Grandes Batallas de la historia. La Batalla de los Campos Cataláunicos. Atila, rey de los Hunos tiene atemorizada a toda Europa y sueña con acabar con el ya decadente Imperio Romano de occidente, que se desmorona a marchas forzadas. Hasta la Europa Occidental, llegaban noticias del este en las que se hablaba de lo despiadadas que eran las hordas hunas, que lideradas por Atila el Huno no tenían ningún tipo de clemencia con sus enemigos. Los pueblos europeos tenían dos opciones, o bien buscaban la protección de Roma o bien se unían a la sanguinaria expansión de Atila enviando hombres y tributos.
Atila el Huno, decidió con la excusa de expulsar a los visigodos de la Galia, ocuparla. Roma, que no era ni la sombra del gran imperio que había sido siglos atrás, se tiene que encomendar a Flavio Aecio, un gran general que era capaz de mantener el orden y la disciplina en aquella Roma ingobernable. Aecio recibió el apodo de "el último romano", y traería a Roma sus últimos momentos de gloria. La batalla por la Galia se desarrollaría cerca de Châlons entre los hunos, Roma y los respectivos aliados de cada uno. La Batalla de los Campos Catalaúnicos

Guerra: Invasión de los Hunos.
Batalla: Batalla de los Campos Catalaúnicos.
Fecha: 20 de Junio - 451.
Lugar: Cerca de Châlons-en-Champagne.
Resultado: Victoria del Imperio Romano de Occidente.
Beligerantes
Imperio Romano de Occidente
Visigodos
Francos
Alanos
Burgundios
Sármatas
Hunos
Ostrogodos
Gépidos
Hérulos
Turingios
Bajas desconocidas.

El ejército romano comandado por Flavio Aecio estaba compuesto por una masa de entre 40.000 y 50.000 hombres. A pesar de la fama del ejército romano, este ya no era tan efectivo como antaño, las pagas llegaban tarde mal y nunca, la gloria del Imperio por la que tantos hombres daban su vida ya ni existía, y además las pulidas técnicas y la superioridad tecnológica que ostentaba el Imperio Romano siglos atrás comenzaba a quedarse desfasada fruto de una nula preocupación por la innovación. Por su parte, el ejército de Atila contaba con una fuerza de cerca de 60.000 hombres de los que 40.000 eran hunos  que aún no conocían la derrota en una gran batalla.
El 20 de Junio del año 451, Atila " el Azote de Dios" y Aecio "El último romano" desplegaron sus ejércitos sabedores de la importancia histórica de aquella cita. Atila como era costumbre acudió a sus chamanes para conocer el pronóstico de la batalla, pero aunque los chamanes le dijeron que aquella iba a ser la única derrota de su vida, Atila deseoso de luchar desoyó los consejos de estos. 
Por otra parte Aecio no confiaba mucho en las tropas alanas "aliadas de Roma", por lo que dispuso a los alanos entre las tropas romanas, y los visigodos con el rey Teodorico al frente, en el que sí confiaba ciegamente. De esta forma los alanos deberían combatir aunque solo fuese por la presión de sus aliados. Además los romanos ocuparon una pequeña colina desde la que se dominaba el campo de batalla.
batalla-campos-catalaunicos
Para minimizar el impacto de las cargas de caballería de los hunos, Aecio se preocupó mucho por preparar el terreno de la forma más irregular posible. Atila, buen estratega militar dispuso a la élite de los hunos (sus mejores tropas) en el centro de la formación, y atacó a los alanos para intentar hacerles huír y romper la formación romana en dos. Para evitar los auxilios entre las distintas partes de la formación, Atila mandó a la caballería a luchar contra las tropas de Aecio y a los Ostrogodos a luchar contra los Visigodos de Teodorico con resultado dispar. La caballería que atacaba a los romanos, tuvo que desmontar y atacar a pié, debido a las excavaciones que habían hecho los romanos en el campo de batalla que impedían el paso de los caballos. Los soldados de caballería eran muy efectivos en sus caballos pero bastante inferiores en combates a pié respecto a los soldados de infantería. Es por eso que los romanos soportaron la carga sin mayores problemas.
Sin embargo la carga de los ostrogodos sobre los visigodos fue terrible y la lucha muy encarnizada. Los visigodos mantenían su posición a duras penas, con el rey Teodorico luchando y aguantando en primera línea junto a su hijo. 
Por último en el centro, los alanos para sorpresa de todos, aguantaron valientemente las embestidas de los Hunos a pesar de estar formadas sus tropas mayoritariamente por arqueros. Aunque inevitablemente poco a poco los alanos cedían terreno, sus filas no se descompusieron, y la retirada que habían predicho los hunos, no se cumplió.
batalla-campos-catalaunicos
El mayor traspiés para el bando de Aecio en la Batalla de los Campos Cataláunicos se produjo en plena contienda en el lado visigodo donde como ya hemos dicho, su rey Teodorico combatía en primera línea, aguantando al límite de sus fuerzas. Teodorico fue abatido, recibiendo un flechazo en su espalda, por lo que se cree que fue un flechazo de sus propias tropas. Pero las huestes visigodas no se descompusieron ante la muerte de su rey, y Turismundo, hijo del monarca fallecido, fue coronado rey en plena batalla. Este hecho dio alas a los visigodos que guiados por su nuevo rey y con fuerzas renovadas cargaron violentamente contra sus enemigos justo cuando sus compañeros alanos comenzaban a flojear en el centro. La batalla había cambiado de signo, las tropas de Atila se veían acosadas por los visigodos por un lado y muy deterioradas en el otro, fruto de los constantes ataques fallidos sobre las filas romanas. Atila consciente de la situación y temeroso de verse rodeado ordenó una retirada general y lo dispuso todo para quemarse antes que dejarse capturar, pero contra todo pronóstico Aecio no dio la orden de ataque contra las tropas restantes de Artila para que los visigodos no se hiciesen demasiado poderosos y pudiesen volverse contra Roma. Gracias a esto Atila, rey de los Hunos, el llamado Azote de Dios y Rey de reyes pudo escapar a Germania para reatacar a Roma. Un gran error por parte de Aecio que a pesar de todo había logrado una brillante victoria en la Batalla de los Campos Cataláunicos.

atila-rey-de-los-hunos
 Atila el Huno
Flavio Aecio, general romano
batalla-campos-catalaunicos

batalla-campos-catalaunicos

batalla-campos-catalaunicos
Share:

8 comentarios :

  1. Ese busto es de Pompeyo, no de Aecio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay ningún busto, esa imagen que pone de Flavio Aecio esta bien ya que lo pone en la misma imagen.

      Eliminar
  2. y despus de esta derota Atila murio y aecio se retiro de la vida militar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Error. Después de esta derrota Atila no murió. Fue Aecio quién murió, fue asesinado por el propio emperador sospechado de "querer el trono". Atila volvió a la galia años más tarde para tomar roma definitivamente pero fue detenido por el Papa Leon, no se sabe que le dijo pero Atila regresó a sus tierras y un año más tarde murió por ahogado mientras dormía por una hemorragia nasal.

      Aecio el último romano de verdad.

      Eliminar
  3. Gracias por el mensaje.
    Ya está intercambiado el enlace correspondiente.


    Un cordial saludo,
    Europa Napoleónica
    http://europanapoleonica.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Hola, soy Francico el editor de Bellumartis Blog de Historia Militar y me gustaria vincularme con el tuyo. Te felicito por tu trabajo.
    http://bellumartis.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Gran error romano ,pero gran victoria tactica ,muy mañosa de parte de roma eran muy rectos y disiplinados dos grandes victudes que sabian esplotar

    ResponderEliminar
  6. Esta batalla fue una de las primeras en las que la politica tuvo un gran peso,efectivamente se cree que Aecio no elimino a Atila para que los visigodos siempre tuvieran la amenaza de los hunos latente y no se concentraran en Roma.
    Mas que el ultimo romano fue el ultimo gran estratega de la antiguedad.

    ResponderEliminar