18 de abr. de 2012

La Batalla de Covadonga, realidad y leyenda

Grandes Batallas de la Historia, la Batalla de Covadonga. La Península Ibérica en su totalidad había sido ocupada por tropas musulmanas que no conformes con eso fijaron su vista en Francia en la cual penetraron hasta verse frenados por las tropas de Carlos Mártel en La Batalla de Poitiers (Batalla de Tours) en el años 732. No obstante antes de aquello en el norte de España concretamente en Asturias ya había ocurrido un hecho sin aparente importancia pero que sería decisivo para la historia de nuestro país. Como ya hemos señalado, en una Península Ibérica totalmente ocupada y con Córdoba como centro del nuevo territorio musulmán, gobernaba  la zona norte del territorio desde Gijón un bereber llamado Munuza. En la localidad asturiana de Cangas de Onis se reunieron varios dirigentes cristianos astures que acordaron negarse a pagar los impuestos que Munuza exigía, estos líderes astures estaban comandados por un valiente guerrero llamado Pelayo. En cuanto se enteró de la negativa, Munuza envió varias expediciones para sofocar la rebelión sin éxito, entonces pidió ayuda a Córdoba quien envió bastantes tropas, unos 20.000 hombres (no 180.000 como marcan los escritos cristianos) para anotarse una victoria fácil. Pelayo que apenas contaba 300 hombres se refugió en el valle de Cangas de Onís en los Picos de Europa donde el terreno es escarpado y la ventaja numérica no es tan importante. Además en aquel valle existe una cueva, la actual cueva de la Virgen de Covadonga donde las tropas de Pelayo podrían intentar resistir en caso de que las cosas fueses mal..

Guerra: Reconquista de la Península Ibérica
Batalla: La Batalla de Covadonga.
Fecha: primavera/verano del 722.
Lugar: Covadonga - Valle de Cangas de Onís, Asturias, España
Resultado: Victoria astur.
Clave: aprovechamiento de las características y el conocimiento del terreno.
Beligerantes
Oviedo croix Victoire.jpg Tropas asturesIslamSymbol.svg Imperio Omeya

Pelayo puso a 100 hombres dentro de la cueva para defenderla en caso de derrota y a 200 más a lo largo y ancho del angosto valle con el fin de hostigar constantemente a las tropas musulmanas. Para que fuese difícil que los musulmanes diesen media vuelta, los hombres de Don Pelayo dejaron a estos adentrarse bien en el valle. Cuando comenzaron las hostilidades y fueron incapaces de seguir avanzando, los soldados musulmanes fueron incapaces de desplegarse debido a la irregularidad y estrechez del terreno. Las posiciones astures estaban elevadas con respecto al camino, lo que hacia que los arcos, la principal arma defensiva musulmana para estos casos, fuesen inútiles. La técnica era sencilla, los astures atacaban, causaban las mayores bajas posibles especialmente con armas arrojadizas y finalmente se retiraban para después volver fugazmente al ataque y repetir sus movimientos una y otra vez a lo largo de todo el desfiladero que concluía en la cueva de la Cova Dominica (actual Cueva de Covadonga).
Los musulmanes sabían desenvolverse muy bien en los Campos de Castilla que incluso podían llegar a asemejarse a los desiertos de donde procedían los islamistas, pero en cuanto las condiciones geográficas se asemejaban más a las del resto de Europa estos ya no eran tan efectivos. La cabeza de la expedición musulmana fue aislada del resto del convoy y fue completamente aniquilada tras una carga a pié astur que se solventó con un intenso cuerpo a cuerpo. El resto de los musulmanes eran continuamente hostigados, desde el principio las flechas y sobre todo las piedras no dejaban de caer sobre sus cabezas. Aún asi estos llegaron a la entrada de la Cueva de "La Santina" de Covadonga, el último reducto de los hombres de Don Pelayo. Cuenta la leyenda que las flechas moras por intervención divina rebotaban en la entrada de la cueva y se clavaban en los propios moros. Leyendas aparte los astures continuaron con su cometido y la intensidad de la lluvia de artefactos creció hasta el punto en el que los musulmanes dijeron basta y el pánico se hizo con ellos comenzando una retirada completamente desordenada, un sálvase quien pueda sin ningún tipo de organización. Fue entonces cuando los pocos astures que aún quedaban con vida realizaron una carga contra las tropas musulmanas que se saldó con un éxito rotundo.
Las bajas en las tropas musulmanas ya eran elevadas, pero más lo fueron cuando un inoportuno corrimiento de tierras sepultó a una gran cantidad de soldados, bloqueando además el camino y dejando atrapados a muchos entre las hostilidades y el corrimiento, siendo la mayor parte de estos aniquilados. Al Qama líder de las tropas musulmanas murió en la refriega. El resto de tropas que habían conseguido escapar huyeron en dirección  a Liébana y más tarde a Gijón de donde fueron desalojados por las tropas de Don Pelayo que se reforzaron tras la victoria en Covadonga. A la resistencia astur pronto se sumó la de los vascos y gallegos. Pelayo llegó incluso a ocupar León y constituyó el Reino de Asturias con capital en Cangas de Onís. La ayuda divina con la que supustamente habían contado los hombres de Pelayo se le atribuyó a la Virgen de Covadonga y es por eso que hoy se puede visitar una basílica en el lugar de la batalla.
Se dice también que Don Pelayo levantó una cruz en plena batalla como símbolo de victoria "la Cruz de la Victoria" que se puede apreciar por ejemplo en la bandera de Asturias.
Los musulmanes en un principio le dieron poca importancia al episodio y catalogaron de "unos pocos asnos salvajes" a los hombres de Pelayo pero aquellos hombres sentarían las bases de la Reconquista de la Península Ibérica, que se completaría 8 siglos después, el 2 de Enero de 1492 con la toma del Reino de Granada por parte de los Reyes Católicos. En cuanto a Munuza, moriría mientras intentaba huír del territorio dominado por los astures. Por último decir que jamás se sabrá la verdadera dimensión de la batalla y que es muy arriesgado dar números de muertos o de participantes en la batalla, lo que si está claro es que a largo plazo fue de una importancia vital.


 Estatua de Don Pelayo en el centro de Gijón
Bandera de Asturias con la Cruz de la Victoria
Estatua de Don Pelayo en Covadonga
Basílica de Covadonga
Cruz de la Victoria, actualmente se encuentra en la Catedral de Oviedo
 Puente de Cangas de Onís, con la Cruz de la Victoria, todo un símbolo de Asturias
 Virgen de Covadonga
Actualmente la cueva en la que se desarrolló la batalla
Escudo de Gijón en el que se ve la figura de Don Pelayo
Tumba de Don Pelayo
Inscripción de la tumba de Don Pelayo

4 comentarios:

  1. Muchísimas gracias... un trabajo muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Cancion homenaje a Pelayo de el grupo Avalanch;

    http://www.youtube.com/watch?v=fFrBGiip-jU

    Veo amanecer,
    siento el mal
    invadiendo mi cuerpo.
    Lejos puedo ver,
    entre niebla, soldados y acero.-

    No intentes huir,
    no muestres temor,
    tu sangre darás con valor.
    Huiste hasta aquí
    para luchar,
    puedes sentir
    que tu pueblo volverá a ser libertad.
    La fuerza es tu ley,
    tu espada tu Dios,
    tus hombres caerán con honor.
    Recuerda a David:
    venció a Goliat,
    ejércitos contra
    tus piedras y tu fe,
    hoy vencerás.

    Las montañas
    y el cielo tu fe moverán.
    Santa tierra
    por ella hoy debes luchar.

    -Veo atardecer,
    se oye el cielo rugir
    entre fuego.
    Siento su poder.
    La tormenta hoy será
    mi acero.-

    No quieres huir,
    no existe el temor,
    tendrás que mostrar tu valor.
    Llegaste hasta aquí
    para luchar,
    puedes sentir
    que el destino guiará
    a tu corazón.
    Tus hombres te siguen
    hasta el final.
    Un mito se hará realidad.
    Tu tierra jamás
    podrán conquistar.
    Ejércitos contra
    tus piedras y tu fe,
    hoy vencerás.

    Las montañas
    y el cielo tu fe moverán.
    Santa tierra
    por ella hoy debes luchar.

    Dicen que fue una tormenta,
    que el cielo se abrió entre nieblas.
    Las nubes quisieron ser piedras,
    y entonces surgió la leyenda.

    Ohhhhh, y su victoria les unió.
    Ohhhhh, algo nació en su interior

    ResponderEliminar
  3. Hola. Dices que:" a la resistencia astur pronto se sumaron gallegos y vascos" y te has olvidado de los cantabros, ya que sin restar merito a los astures, cuando el resto del ejercito musulman se internó en Liebana (Cantabria), la tradición y crónicas posteriores, hablan de que los cantabros terminaron de rematar allí a parte del ejercito musulman que se retiraba buscando una salida.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Asturias es España y lo demas es tierra conquistada....que gran verdad XD

    ResponderEliminar