14 ene. 2012

La Batalla de Alesia (Sitio de Alesia)

Corrían buenos tiempos para Roma que no cesaba de extender su imperio. Julio Cesar el mas mediático y eficaz de sus emperadores estaba a punto de conquistar la Galia y proclamarla provincia de Roma lo que la convertiría en una nueva zona donde poder recaudar impuestos y tomar esclavos con los que enriquecerse. No obstante las diferentes tribus galas no eran muy sumisas a Roma salvo excepciones en las que se forjaban alianzas. Vercingétorix líder de los arvernos consiguió formar una alianza que englobaba a la mayoría de tribus de la Galia y formó un ejército capaz de plantarle cara a Roma. No obstante huían del enfrentamiento directo en campo abierto a sabiendas de la mayor efectividad de las legiones romanas, pero si organizaron guerrillas y hostigaban constantemente los suministros del ejercito romano. Julio Cesar comenzó a perseguir a Vercingetorix lo que le llevo a la ciudad de Alesia a la que puso cerco con el fin de rendir por hambre a los 80.000 soldados de Vercingetorix y a los civiles recluidos en la ciudad.

Guerra: Guerra de las Galias.
Batalla: Batalla de Alesia o Sitio de Alesia.
Fecha: Septiembre y Octubre de 52 a.C.
Resultado: Victoria romana.
Clave: Fortificación romana y lucha personal de Julio Cesar
Beligerantes
República RomanaTribus de la Galia (Galos)
Bajas:
Imperio Romano: Desconocidas, en cualquier caso menores que las del enemigo
Galos: En torno a 100.000 aunque las cifras varian entre 40.000 y 250.000 segun la fuente.

Para aislar completamente la ciudad y garantizar el bloqueo y la ausencia de provisiones, los romanos construyeron un gran muro de 18 Km. de largo y 4 metros de largo con fortificaciones reforzadas cada cierta distancia, todo ello bien resguardado por un doble foso en algunas zonas lleno de agua. La obra concluyó en tan solo 3 semanas a pesar de los esfuerzos de la caballería gala sitiada por mermar las obras. Los romanos preveían la llegada de un gran ejercito a Alesia dirigido por Comio (8.000 jinetes y 240.000 hombres) que liberase la ciudad por lo que se construyó un segundo gran muro con un perímetro de 21 Km. No obstante este ejercito estaba lejos y antes de que llegase las condiciones de Alesia eran ya muy precarias. La sobrepoblación de la ciudad significaría una pronta capitulación pero entonces el líder galo hizo salir a la mayoría de civiles (niños, mujeres y ancianos) de la ciudad para que los romanos se hiciesen cargo de ellos, pero Julio Cesar no los aceptó. A su vuelta el ejército galo no les abrió las puertas por lo que los civiles quedaron en tierra de nadie, entre dos muros abandonados a su suerte.
El destino de los civiles era  una especie de pulso entre ambos líderes además de una decisión de importancia estratégica vital. El pulso lo acabo perdiendo Vercingetorix quien cedió a las presiones y abrió de nuevo las puertas de la ciudad. Alesia no aguantaría mucho más de este modo así que el ejército de liberación galo debería llegar rápido. Por suerte para los sitiados las tropas llegaron rápidamente a finales de Septiembre y aunque no se sabe como lograron coordinarse con las tropas sitiadas lanzando un ataque simultaneo a los muros interiores y exteriores romanos. Tras una durísima lucha entre miles y miles de soldados los galos fueron incapaces de abrir brecha alguna en el muro fracasando ambos ataques. Un segundo ataque esta vez nocturno, seria lanzado al día siguiente. Los galos amparados en la oscuridad consiguieron acercarse sigilosamente hasta cerca de la muralla sorprendiendo a los romanos quienes estaban al borde de la derrota cuando apareció Marco Antonio con la caballería salvando la situación. Un ataque desde dentro volvió a suceder de forma coordinada pero las trincheras cavadas por los romanos en previsión de este lograron que tardasen lo suficiente en acercarse como para organizarse bien y eliminar el factor sorpresa. Los romanos consiguieron rechazar a un enemigo que les triplicaba en número.
 
El 2 de Octubre ocurriría el hecho de mayor importancia en la batalla. Los galos supieron de la existencia de una deficiencia en las defensas exteriores romanas. Existía un río que no permitía levantar muro alguno en sus aledaños por lo que era una brecha natural en las infranqueables defensas romanas. Julio Cesar dispuso 4.000 hombres para tapar tal agujero, pero los galos lanzaron un ataque masivo de 60.000 hombres. Por si fuera poco Vercingetorix también ordeno un ataque masivo contra las murallas interiores en todos los ángulos de la fortificación para mantener a las tropas romanas alejadas de la brecha. La caballería romana fue enviada a defender el paso junto a los 4.000 hombres que ya la guardaban. Las demás tropas mientras aguantaba la caballería hicieron retroceder a Vercingetorix quien tuvo que retirarse a la ciudad al verse mermada su fuerza ya que su ataque fue muy disperso al querer atacar en todos los flancos. A pesar de esta retirada la caballería comenzaba a estar en serios aprietos. Los galos cargaban con fiereza amparándose en su superioridad numérica. Ante tal situación el propio Julio Cesar se dirigió a la lucha con su famosa capa roja que le distinguía en el combate y 6.000 hombres llegando a esta por la retaguardia de los atacantes.

Los soldados romanos que se estaban viendo superados recobraron la moral y la fuerza al ver a su líder en primera línea de combate luchando con valor y derribando enemigos. El desanimo y el miedo empezó a expandirse como la pólvora en el ejército galo y muchos hombres comenzaron a intentar retirarse provocando una retirada masiva, lo que permitió a los ya extenuados soldados romanos darse un festín de sangre. Al día siguiente y sabedores de la derrota del día anterior los sitiados se rindieron dando la victoria a Roma y por tanto el control de la Galia. El ejercito galo no solo había sido vencido sino que además había sido totalmente desmantelado.

 Estatua de Vercingetorix
 Estatua de Julio Cesar
 Plano de la defensa de Alesia
Fortificación romana con fosos

Share:

3 comentarios :

  1. Una de mis batallas históricas favoritas, sino la mejor. Siempre me ha resultado interesante, gracias por el texto!!

    ResponderEliminar
  2. Me sorprende encontrar la batalla de Alesia en este blog y no encontrar Farsalia o Accio, siendo estas tambien bastante importantes en la consolidacion del poder de Julio Cesar y Octavio Augusto. Alesia, en mi opinion, es una batalla ganada con la sierra, el martillo y el ingenio. No discuto que no fuera importante, pero hay que ponerla en perspectiva. Con la victoria solo se consiguio la pacificacion de la Galia, mientras las otras dos dieron un vuelco politico a la situacion de una republica que se desmoronaba. De todas formas muy intereaante el blog. Keep it up!!

    ResponderEliminar
  3. Un solo comentario, Julio Cesar no fue nunca emperador, durante los 10 años de gobernador de la Galia, fue consul, hasta que estalló la guerra Civil al pretender los Bonis procesaarle por diferentes delitos y no dejarle presentarse al consulado "in aubsentia", el primer emperador fue Octavio Augusto.

    ResponderEliminar