21 ene. 2012

El Asedio de Breda 1624

Grandes Batallas de la Historia, El Sitio de Breda. ¡Maldita herencia la del Sacro Imperio! Eso tuvieron que pensar en más de una ocasión los diferentes monarcas españoles. Corre el año 1624, el Imperio Español está en una situación que ninguna otra nación del mundo aguantaría. Actualmente tiene guerras con la mayoría de países Europeos, entre ellas destaca la guerra por Flandes en la que las provincias holandesas unidas buscan su independencia bien apoyadas por Inglaterra que busca debilitar a España para convertirse en la mayor potencia colonial del mundo. De momento es obvio que la guerra le esta costando una gran cantidad de recursos a España. No obstante su ejército encabezado por los Tercios pone todo su empeño en salir victoriosos de la contienda.
Ambrosio Spinola se dirigió a Breda con 18.000 hombres para cercarla. Breda era una ciudad clave por su importancia estratégica, por lo que estaba muy bien defendida no solo por estructuras sino también por 14.000 hombres. Spinola sabedor de que no podría tomarla, decidió aislarla de refuerzos y suministros esperando que esta se rindiese. El cerco fue completado el 28 de Agosto de 1624, y se preveía que sería un sitio largo y sangriento.

Guerra: Guerra de los 30 años.
Batalla: El asedio de Breda (El sitio de Breda).
Fechas: 28 de Agosto de1624 - 5 de junio de 1625.
Lugar: Breda, Paises Bajos.
Resultado: Victoria española.
Clave: Neutralizacion de los refuerzos holandeses.
Beligerantes
Prinsenvlag.svg Provincias Unidas
Bandera de Inglaterra Inglaterra
Bandera de Dinamarca Dinamarca
Flag of New Spain.svg España
Bajas:
España: Entre 3.000 y 4.500 heridos y muertos.
Provincias Unidas, Dinamarca e Inglaterra: 10.000 muertos, heridos y prisioneros.

En cuanto se tuvo noticia del asedio de la plaza, Mauricio de Nassau mandó 8.0000 infantes de refuerzo para auxiliar a Breda e intentar levantar el cerco español. Al conocer esto los servicios de espionaje españoles informan a Spinola. Este ordenó cavar una serie de trincheras, túneles etc. que constituyesen un entramado defensivo con un doble objetivo: el primero, defenderse de un ataque por parte de los refuerzos exteriores, y por otra atacar directamente la ciudad a través de dichos túneles. Para realizar tal obra el propio Spinola y sus oficiales tomaron la pala y ellos mismo ayudaron a construir las defensas. Además el ejército español se preparaba para el duro invierno de Flandes con temperaturas muy bajas debido a la posición geográfica de la plaza. Desde la propia ciudad, también se construyeron una serie de cotratúneles cuya finalidad era dejar inoperativos los españoles. Este trabajo fue hecho con mucha eficiencia por los asediados que esperaban con ansia la llegada de los prometidos refuerzos. No obstante sabedores de la gran importancia de Breda, los defensores habían previsto un largo sitio, por lo que sus reservas eran enormes, tan cuantiosas que duraron hasta 11 meses de asedio.
 
Desde que a finales de verano acabaron las obras del entramado defensivo, hubo combates casi a diario sobre todo subterráneos por los diferentes túneles en los que se libraban luchas que multitud de veces acaban con soldados enterrados vivos. Pasados los primeros dos meses de asedio los cadáveres comenzaron a aflorar fruto de los combates librados entre flamencos y españoles. Estos traerían un enemigo casi peor que los propios españoles para los defensores de Breda. Las enfermedades, peste y escorbuto comenzaron a hacer mella entre a tropa holandesa. No obstante entrado el invierno y con las noticias de que los refuerzos se acercaban su predisposición a rendirse era nula. Los sitiados estaban mostrando una actitud heroica y aguantaron con valor el sufrimiento con el que se vivía dentro de aquellas murallas.
 
En Febrero los refuerzos llegaron, en total 6.000 ingleses y 2.000 daneses. Para neutralizar a estos últimos una fuerza de 300 infantes ligeros, 158 piqueros y 65 ballesteros Españoles se dirigió hasta lo alto de un montículo avanzado desde donde impidieron el paso a lo daneses a pesar de ser 4 veces inferiores en número. La ventaja de la altura unida al buen hacer español en las artes militares (nada que ver con la escasez de destreza danesa) hizo que la desventaja numérica española fuese una mera anécdota. Los 6.000 hombres ingleses aprovecharon para intentar tomar Amberes cortar los suministros españoles y que estos tuviesen que levantar el cerco pero la ofensiva fracasó. En mayo aprovechando una tormenta que camuflaba el ruido de los cañones, desde Breda se lanzó un ataque para levantar el cerco, pero los españoles  en alerta y apoyándose en sus posiciones defensivas anteriormente creadas rechazaron a las diezmadas tropas sitiadas que tuvieron que volver a retirarse a la ciudad. 
 
Una última bala para levantar el sitio de Breda eran los refuerzos ingleses que habían fracasado en la toma de Amberes. Ante el temor que infundían las tropas españolas Federico Enrique Nassau líder de las tropas de refuerzo mandó un espía para saber los días que los sitiados podían resistir. El hombre que envió resultó ser un doble agente que trabajaba para Spinola. De esta manera logró engañar a los refuerzos haciéndoles creer que solo podrían aguantar 11 días, por lo que ante la imposibilidad de efectuar un socorro efectivo en tan poco tiempo las fuerzas inglesas se retiraron. La ciudad quedaba aislada sin nadie que la ayudase, y aunque continuó aguantando estoicamente durante unos días más, el 5 de Junio de 1625 se rindió tras ofrecer Spinola una rendición honrosa por la valía mostrada por los defensores de la ciudad.
La rendición de Breda se convertiría en la mayor victoria de Spinola, y una de las más importantes por su valor estratégico de la guerra en Flandes

 Ambrosio Spinola
 Mapa del sitio de Breda
 Arcabuz y mosquete españoles

Share:

4 comentarios :

  1. Hola, queríamos darle la enhorabuena por su blog y además
    ofrecerle nuestro servicio gratuito de intercambio de
    banners con el que conseguirá más visitas para su blog.
    Puede informarse sobre nuestro servicio en:
    www.simban.site50.net

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, como siempre, batallasdeguerra. Muy cierto que el hecho de evitar la llegada de refuerzos fue muy importante.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  3. Otra cosa, BatallasdeGuerra... Te he dejado un premio en mi blog para que lo recojas cuando gustes.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  4. Muy satisfactorio. Qué duelo tan titánico y que espera cruenta con escaramuzas que daría todo tipo de hazañas individuales de uno y otro bando.
    Aguantar en un ciudad sitiada todo tipo de calamidades durante tanto tiempo sería solo para abnegados valerosos.
    Interesante es que aunque el terreno no facilitara ni mucho menos; bien por la artillería de la época, bien por su posición defensiva, el acceso a la plaza y la demora en el tiempo de la toma, el buen quehacer del espionaje fue decisivo para inclinar la balanza a favor de los de Spinola. Sin tener en cuenta la espera de los sitiadores, desconocedores de las estratagemas de mando, que se les haría eterna la toma de la dichosa (o infausta) Breda.

    ResponderEliminar