28 oct. 2011

La Batalla de Pavía

Grandes Batallas de la Historia, La Batalla de Pavía. Francia se esta quedando aislada en Europa, las posesiones españolas incrementadas por la herencia del nuevo monarca Carlos I en Alemania, recuerden, Carlos I de España y V de Alemania constituyen un serio problema para Francia. Para dar un golpe encima de la mesa, el mismísimo Francisco I de Francia cruza los Alpes con un ejército de unos 32.000 hombres y una poderosa fuerza de artillería y arrasa varias plazas entrando en Milán en Noviembre de 1524. El Milanesado (Ducado de Milán) se convertiría en el centro de las disputas entre Francia y España. Los pocos soldados españoles y alemanes presentes en la zona (unos 6.300) se refugian en Pavia que es sitiada por las fuerzas francesas. Su única esperanza es aguantar como sea hasta que un ejército compuesto por unos 24.000 soldados llegue en su ayuda.

- Guerra: Guerra italiana de 1521.
- Batalla: Batalla de Pavia.
- Fecha: 24 de Febrero de 1525
- Lugar: Pavia, Italia.
- Victoria: Victoria hispano-germana
- Clave: Llegada de refuerzos hispano-germánicos.

Beligerantes
Pavillon royal de la France.svg Reino de FranciaCharles V Arms-personal.svg Imperio de Carlos de Habsburgo
  • Bandera de España España
  • Bandera de Sacro Imperio Romano Germánico Sacro Imperio Romano Germanico
Bajas:
- Reino de Francia: 15.500 muertos y heridos.
- España e imperio germánico: 500 muertos y heridos.

Antonio Leyva curtido en mil batallas, quedó al mando de las tropas refugiadas en Pavía, los franceses conscientes de la amenaza que se aproximaba por el norte, tenían una misión clara, rendir rápido a los defensores, en primer lugar, para poder centrar sus esfuerzos en derrotar al ejercito que se aproximaba, y en segundo lugar para que los servicios a pagar a los mercenarios fuesen los menos posibles ya que no andaba la corona francesa sobrada de recursos, hasta el punto de que en ocasiones se utilizaba plata de las iglesias para pagar los costes de la guerra. Pero el objetivo francés no se cumplía, los mercenarios alemanes y los mosquetes españoles resisten a las hordas francesas al hambre y a las enfermedades. La rendición parecía estar cerca y más aun cuando los mercenarios contratados no eran pagados, pero aun así la ciudad no caería. Los sitiados arcabuceros españoles juraron defender la ciudad aun sin cobrar.
 
Una pequeña parte de las fuerzas francesas se retiraron a Genova y Nápoles, mientras que el grueso continuaba presionando Pavía. El propio Leyva enfermo hacia a los suyos en las batallas subirle con una litera a las murallas para observar los detalles de los encuentros entre ambos ejércitos. Finalmente cuando las tropas de Leyva estaban ya a punto de claudicar, llegaron los refuerzos. Un ejército formado por 13.000 infantes alemanes, 6.000 españoles y 3.000 italianos con 2.300 jinetes y 17 cañones aparece dispuesto a librar a Pavía del asedio galo. Los primeros choques se producen entre los cuadros de piqueros españoles y lansquenetes (unidades de infantería alemanas) y la caballería francesa. Dicha caballería gozaba de gran fama pero se mostraba inoperante ante las largas lanzas y la perfecta coordinación y organización de los cuadros hispano-germanos que no dejaban ni acercarse a los caballos al borde de la formación. Por otro lado la artillería francesa muy supieron es capaz de contrarrestar a los cañones españoles pero a costa de dejar descubierta su retaguardia ya que esta quedaba desprotegida al preparar el monarca francés un gran ataque.
 
Este ataque consistía en una carga total de la caballería pesada francesa, el rey Francisco I de Francia se jugaba su mejor baza, ya que la infantería francesa era muy inferior a la española y sin la caballería nada podría defender a su otro punto fuerte, la artillería. Los jinetes franceses se aproximaban a las filas españolas, pero aparte de las picas, los españoles tenían otro as en la manga, 3.000 Arcabuceros imperiales dieron buena cuenta de la caballería francesa con grandes descargas que hicieron que apenas llegasen jinetes hasta las posiciones españolas, y los que lo hicieron cayeron a manos de los cuadros de picas mencionados anteriormente.
 
En ese momento Leyva ordena a sus hombres salir de la ciudad para cortar la retirada francesa, a pesar de que estos están exhaustos, son capaces de plantar cara a la infantería francesa. Lo más difícil ya estaba hecho, la Batalla de Pavía ya tenía dueño, el grueso del ejercito francés está entre dos fuerzas que cada vez presionan más. Apenas ha habido bajas entre los españoles, en cambio, los cadáveres galos se amontonan en el suelo. La encerrona fue tal que incluso el rey francés Francisco I queda atrapado junto a su escolta, la cual intenta romper el cerco, pero es inútil. Finalmente con el ejército francés prácticamente derrotado, y los españoles en perfectas condiciones el rey Francisco I es hecho prisionero por un soldado llamado Juan de Urbieta, que a pesar de ser consciente de haber apresado a alguien importante, no sabia realmente que aquel personaje se trataba del rey de Francia. Además el ejercito francés quedo descabezado ya que muchos oficiales distinguidos perdieron la vida en la batalla.
 
Mapa de los movimientos en combate.
El rey Francisco I de Francia fue llevado a Madrid como prisionero donde estuvo preso cerca de 1 año.  Este fue obligado a firmar el Tratado de Madrid por el cual Francia renunciaría al Milanesado, Nápoles, Flandes, Artois y Borgoña. No obstante Francia no tardaría en incumplir ese tratado aliándose con el papado, pero ese lance y sus consecuencias las analizaremos en otra batalla.
Lo que sí dejó patente la batalla, es que España contaba con la supremacía militar de la época, los Tercios ya habían nacido y comenzaban a labrarse su fama en dicha época, la tecnología y predisposición militar española eran únicas.
Momento en el que el rey Francisco I de Francia es hecho prisionero
Arcabucero español
 Escena del combate
Share:

1 comentario :

  1. Hola. Soy Uriel de Saberhistoria.com.ar. Me ha interesado tu propuesta de intercambiar enlaces. Solo que no he tenido tiempo de pasar a comentar (de todas maneras te había contestado en mi blog).
    Por cierto, interesante blog el que tienes. Veré que tan seguido puedo pasar por aquí. Un Saludo
    Uriel

    ResponderEliminar