26 oct. 2011

El Asedio de Castelnuovo

Grandes Batallas de la Historia. El Asedio de Castelnuovo. Una nueva amenaza inquieta a las potencias occidentales. Los otomanos liderados por Jeireddin Barbarroja tienen a Europa en el punto de mira. Concretamente están centrados en la conquista de Centroeuropa. En Montenegro existe la fortaleza de Castelnuovo, conquistada por los tercios españoles años antes y cuya ocupación fue fruto tensiones entre el Papado, Venecia y España, que habían roto su alianza disolviéndo la Liga Santa. A causa de este desencuentro, la fortaleza de Castelnuovo quedo defendida tan solo por unos 3.000 hombres correspondientes a los Tercios Españoles que estaban privados de toda ayuda de defensa posible. Hacia ellos se dirigía una mastodóntica fuerza compuesta por 200 naves tripuladas por 20.000 marinos, y 30.000 unidades terrestres

Guerra: Disputa del control Mediterráneo entre españoles y turcos.
Batalla: El asedio de Castelnuovo.
Fecha: Julio y Agosto de 1539.
Lugar: Castelnuovo, Montenegro
Resultado: Victoria otomana.
Clave: Superioridad total otomana.

Beligerantes
Flag of the Ottoman Empire (1453-1844).svg Imperio OtomanoFlag of New Spain.svg España

Bajas:
- Imperio Otomano: 20.000.
- Reino de España: 1.800 y 200 prisioneros.

La fortaleza de Castelnuovo fue defendida por el Tercio de Niza que fue disuelto y formado de nuevo para aumentar la moral de la tropa como el nuevo Tercio de Castelnuovo capitaneado por Francisco de Sarmiento. Hay que decir que este tercio estaba "castigado" por un motín, a causa de la falta de pagas que en esta época era costumbre que se retrasasen varios meses e incluso más de un año, si bien es verdad que la tradición de los Tercios era exigir las pagas después de una gran victoria y no antes de las batallas.
Con meses de antelación, Francisco de Sarmiento consciente del ataque mandó reforzar las defensas, arreglar murallas, afilar armas, y colocar trampas, no obstante eran muy inferiores en número y en piezas de artillería comparado con la gran fuerza turca que se acercaba.
 
Imagen de los tercios españoles.
Nada más desembarcar los turcos y llegar sus tropas terrestres estos comenzaron a preparar también sus puestos y a cavar trincheras donde alojar su artillería, durante estos preparativos, las tropas españolas hacían salidas continuas con el fin de hostigar en la medida de lo posible la moral y el número de las unidades turcas, aunque estas salidas se parecían más a un mosquito picando a un león. No obstante la fortaleza española estaba aislada y por tanto no llegaban suministros, por lo que la mínima posibilidad de victoria que tenían los soldados españoles se desvanecía. Consciente de esto Barbarroja decidió ofrecer a Sarmiento una rendición honrosa para evitar un gran derramamiento de sangre, pero esta fue rechazada, el mensaje español fue claro: "Viniesen cuando quisiesen".
La lucha comienza con un duro bombardeo de artillería sobre la fortaleza, seguido de más bombardeos esta vez simultáneos con ataques de infantería y jenízaros, los turcos estaban dispuestos incluso a alcanzar con su fuego artillero a sus propios soldados lo que junto a la fiereza de la lucha por parte de los defensores causa un gran número de bajas entre los otomanos. Tras el combate y sacando fuerzas de flaqueza, los defensores llevaron a cabo una escaramuza en el campamento turco causando grandes bajas e incluso obligando al propio Barbarroja a abandonar su tienda. Ese puñado de españoles estaba resistiendo mucho más de lo que en un principio podía presuponerse.
 
Jenizaros turcos
Los días pasaban, las luchas se repetían, los otomanos no paraban de caer y la fortaleza continuaba resistiendo, la plaza parecía inexpugnable pero 2 desertores españoles y uno de origen portugués informaron al campamento turco de no cesar en los ataques ya que apenas quedaban españoles que pudiesen luchar, y estos casi no tenían comida y pólvora. Por tanto los ataques se reanudaron y los apenas 600 hombres que quedaban lucharon hasta el final de forma heroica y excepcionalmente efectiva. Las victimas turcas se contaban por miles hasta que por fin los extenuados soldados españoles muchos de ellos heridos, y cuyo número no superaba los 200 se rindieron. Muchos fueron ejecutados y los demás llevados a Constantinopla donde serian esclavos de por vida la mayoría de ellos.
Como era de esperar las tropas españolas fueron derrotadas, pero el precio a pagar por los tucos fue demasiado alto, unos 20.000 muertos, entre ellos miles de Jenízaros, tropas de élite turcas. El propio Sarmiento resultó muerto durante los combates y el Asedio de Castelnuovo pasaría a la historia por ser una de las batallas más heroicas de la historia, y rebautizada con el seudónimo de la Batalla de las Termópilas moderna.

Caballeria española 
 Artilleria otomana
 Retrato de Babarrroja


Share:

3 comentarios :

  1. Impresionante la conducta del Tercio en Castelnuovo. Una reflexión que me produce, es que si este hecho hubiera sido protagonizado por tropas anglosajonas, ya tendría su película y sus respectivas remakes. Ya ven con El Alamo o con Amanecer Zulú, todos eventos de mucho menor valía que el que nos ocupa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lo cierto es que no se quiere valorar a los Tercios Españoles como se debería y me da pena ver películas en las que el Duque de no se qué región de Inglaterra (por ejemplo) o un coronel norteamericano derrotan a unos cuantos indios tuaregs en una trifulca de un desierto perdido , y los pintan como mínimo como unos de los más grandes de la historia.
      Los Tercios tienen historias de grandes batallas DOCUMENTADAS en las que su valor, comportamiento y técnica es impresionante en muchas ocasiones (reconocidos por sus propios enemigos, quienes les respetaban y temían), para hacer grandes películas sin necesidad de inflarlas. Te recomiendo que busques en internet y encontrarás muxas más batallas y acciones donde los Tercios realizan acciones legendarias.

      Eliminar
    2. Yo no me preocuparía, la Historia es y será, y espera a cuando la sociedad española haya despertado de su intra-ignorancia y afirme su Historia, ya que tarde o temprano se harán los honores debidos. Sin ir más lejos Don Blas de Lezo tiene ahora una exposición en el Museo Naval de Madrid. El camino es largo pero lo podemos conseguir. Que cada español conozca hazañas como Castelnouvo, Empel, Cartagena de Indias, Constraarmada Inglesa, Expedicion de Carlos de Amésquita, etc... y la mentalidad cambiará del derrotismo al tranquilo reconocimiento de que nuestra Historia es extraordinaria. Gracias al autor del blog por su contribución.

      Eliminar