20 nov. 2016

El Euskera, clave en la Segunda Guerra Mundial

Grandes Batallas de la historia. El Euskera en la Segunda Guerra Mundial. La Segunda Guerra Mundial nos dejó anécdotas de lo más variopintas. Sin embargo hay una que por su extrema singularidad es necesario dedicarle un capítulo aparte. Corría el año 1942 y el conflicto mundial no pintaba nada bien para los aliados. En Europa, Inglaterra resistía a duras penas mientras que Alemania hacía cientos de miles de prisioneros y avanzaba por la estepa rusa. Por otra parte, Japón había llevado a cabo el exitoso ataque a la base estadounidense de Pearl Harbor y su expansión por el Pacífico parecía no tener límites. La marina y el ejército japonés estaba ya a las puertas de Australia. En la isla de Guadalcanal, en el archipiélago de las Islas Salomón, se llevaría a cabo una de las batallas clave que decidirían la Guerra en el Pacífico.

euskera-segunda-guerra-mundial


En las selvas de Guadalcanal la lucha entre aliados y japoneses era feroz y cualquier detalle podía decidir el destino de la batalla. Uno de los mayores problemas para los aliados en las batallas que habían precedido a la de Guadalcanal era comunicarse sin que los japoneses lo interceptaran y descifraran el contenido de las conversacoines. Un soldado americano llamado Frank D. Carranza, hijo de inmigrantes vascos, se dio cuenta de que entre la tropa existían al menos sesenta hombres de origen vasco capaces de hablar euskera. Pronto los soldados vascos se convirtieron en un preciado bien para el cuerpo de marines. La orden que daba comienzo a las hostilidades en Guadalcanal se dio en Euskera y expresiones como "Egalari lagundu" (ayuda al piloto), "Egon arretaz egunari" (atentos al día X) o Segarra erragiza, "operación manzana" comenzaron a ser frecuentes en las comunicaciones aliadas.

euskera-segunda-guerra-mundial

Al Euskera se sumaron otros idiomas tales como el Navajo o el Comanche hablado por tribus indígenas norteamericanas de forma que cada día los marines estadounidenses podían comunicarse en un idioma diferente. Por lo visto, los lunes y los viernes eran día de euskera.

euskera-segunda-guerra-mundial
Share:

16 nov. 2016

8 Curiosidades sobre Adolf Hitler que desconocías

curiosidades-sobre-hitler

8 Curiosidades sobre Adolf Hitler. Adolf Hitler es una de las personas más influyentes de la historia y sin duda el personaje que posiblemente dejó más huella en el Siglo XX. Alrededor de su persona han circulado muchas mentiras, mitos y falsedades, sin embargo, Hitler si nos dejó varias anécdotas y curiosidades que son dignas de recordar.

1. Adolf Hitler fue nominado al preio nobel de la paz. Existe la creencia de que fue nominado por evitar una guerra mundial durante la Crisis de los Sudetes, sin embargo, su nominación fue una ironía promovida por la organización.

2. Hitler odiaba el tabaco. Adolf Hitler promovió personalmente una lucha sin cuartel contra el tabaco. De hecho, los médicos nazis fueron los primeros en demostrar una correlación entre el consumo de tabaco y el cáncer de pulmón.

3. Una herida mientras luchaba en la Batalla del Somme, la mas cruenta de la I Guerra Mundial, hizo que Hitler perdiera uno de sus testículos.

4. Hitler se obsesionó con los rumores acerca de una relación sexual con su sobrina. La joven ante la presión social y familiar a la que fue sometida, acabó suicidándose dejando en Hitler una huella psicológica que le acompañría para siempre.

5. Hitler comía casi un kilo de chocolate al día. De hecho ideó un plan para matar a Churchill con una bomba-chocolate, pero el plan acabó siendo descubierto por agentes británicos.

6. Su doctor le suministraba una gran cantidad de drogas. Hitler tomaba pervitín, un comoponente de las metanfetaminas de cristal. Además, su doctor le suministraba una gran cantidad de pastillas, se inyectaba testosterona y semen de toro e incluso llegó a utilizar gotas para los ojos con cocaina.

7. Hitler nunca se quitaba la ropa delante de nadie, ni si quiera en los exámenes médicos. En sus últimos años de vida, acabo rehusando a quitarse incluso el abrigo en público aunque hiciera un gran calor.

8. Con fines propagandístico, Hitler infló alguna de las primera muñecas hinchables de la historia. Este invento nazi tenía como fin acabar con la propagación del sífilis y otras enfermedades venéreas entre los soldados.
Share:

16 jun. 2016

La Batalla de Cagayán

Grandes Batallas de la historia, la Batalla de Cagayán. Un episodio heroico más. Una época en la que tanto los Tercios como los conquistadores españoles no le hacían ascos a ningún tipo de enfrentamiento ni temían a ningún tipo de enemigo. En el extremo oriente, el Imperio Español había consolidados sus primeras colonias en torno a las Islas Filipinas. Por la zona, la única amenaza tangible para los españoles eran los piratas japoneses que buscaban oro y plata y que alimentaban sus filas con una nutrida base de samuráis sin señor. De naturaleza beligerante, los piratas samuráis pronto comenzaron a causar problemas con el pueblo filipino y los mercantes españoles. Ayudados de armas como arcabuces, picas, y artilería que los samuráis obtenían del comercio con el Imperio Portugués unido a las artes en combate de sus milenarios samuráis, hacían del enemigo japonés una amenaza temible.
Para acabar con la piratería nipona, Felipe II encargó a Juan Pablo de Carrión una acción definitiva que pacificase el lugar. Con una galera apoyada por 6 embarcaciones más pequeñas y 40 españoles armados hasta los dientes, Carrión se lanzó a la mar para hacer frente a más de 1.000 samuráis.

samurais-contra-españoles

Guerra: expansión del Imperio Español
Batalla: la Batalla de Cogayán
Fecha: 1582
Lugar: Cagayán, Luzón, Filipinas
Resultado: victoria española
Clave: superioridad de la táctica española

Beligerantes
Bandera de España Imperio EspañolPiratas samuráis

Bajas:

España: 10/20 muertos
Samuráis: cerca de 1.000

El cañoneo de un barco pirata por parte de la armada española fue el detonante de los acontecimientos. El líder pirata, Tay Fusa comandando una flota de 10 navíos se dirigió decidido a vengar la ofensa española. Con las naves japonesas tomando posiciones en diferentes puntos de la costa, la galera española se topó de lleno con un navío japonés de grandes dimensiones y con un número de hombres mucho mayor. Sin embargo, Juan Pablo de Carrión ordenó a la tropa prepararse para la batalla y abordar el barco japonés. Tras una descarga de artillería que dejó la cubierta de la nave japonesa sembrada de muertos y heridos, los españoles comenzaron el abordaje. Las rodelas españolas se enfrentaban con éxito a las katanas de los samuráis, sin embargo, la superioridad numérica nipona hizo a los españoles retirarse a su propia galera donde el combate continuó con los conquistadores formando un cuadro de picas en la popa del barco que los samuráis no podían traspasar. Con las tropas españolas muy acosadas por su escaso número, Carrión cortó la driza de la verga mayor, que cayó atravesada sobre el combés, creando una trinchera que aprovecharon los españoles para hostigar a las hordas samuráis. El combate finalizaría con la llegada de otra nave española menor que cañoneó a los japoneses haciendo que todos se tirasen por la borda para intentar salvar su vida.

samurais-contra-españoles

La flotilla española continuó por el Río Tajo (llamado así por ser el más largo de la isla), haciendo frente con éxito a todo japones que se le ponía por delante. Los 40 españoles acabaron en el río con más de 200 samuráis, sin que nada pudiera detenerlos. En la desembocadura del río se encontraban las fuerzas restantes japonesas con cerca de 600 hombres. Los españoles decidieron atrincherarse y preparar una pequeña fortificación para aguantar las embestidas niponas en caso de batalla. Tras una negociación fallida en la que Carrión se negó a dar oro a los piratas a cambio de su partida, el mando japonés ordenó una carga contra las posiciones españolas. 
Confiando en el acero toledano que componía sus armaduras, los españoles aguantaron la primera carga de los samuráis con solidez, con un disciplinado cuadro de picas bien complementado con fuego de arcabuz. El sebo con el que se rociaron las picas españolas hacían que no pudieran ser estas arrebatadas.

samurais-contra-españoles

Una segunda carga samurái comenzó a hacer mella en las posiciones españolas, que aun así aún aguantaban pudiendo infringir severas pérdidas en las filas japonesas. Las armaduras españolas, y la combinación de chuchellería con pólvora conseguían mantener a raya a los japoneses a pesar de la inferioridad numérica. Sin embargo con las tropas españolas exhaustas por todos los combates los japoneses lanzaron una gran tercera carga que acabó con el rigor táctico español dando paso a una lucha cuerpo a cuerpo, rodelas contra katanas. La superioridad de la esgrima española hizo que los españoles no solo aguantasen la embestida sino que además permitieron un modesto contraataque del que solo unos pocos japoneses se libraron por ser sus armaduras más ligeras. Los pocos samuráis que sobrevivieron a la batalla abandonaron la isla habiendo sufrido una de las mayores humillaciones militares de la época colonial.



Share:

13 jun. 2016

¿Por qué en Islandia fue legal matar vascos hasta el año 2015?

Una de las historias más curiosas que uno se puede encontrar en la red. Una ley olvidada de tiempos antiguos que sobrevivió hasta 2015. Explicado rápidamente, hasta 2015 en Islandia era legal matar vascos. La historia de esta absurda ley se remonta a 1615.
En ese año, varias embarcaciones de balleneros procedentes de tierras vascas eran avistados por los habitantes islandeses. En pleno siglo XVII las grandes potencias coloniales encabezadas por España estaban en plena expansión. Los islandeses conscientes de ello pensaron que los barcos vascos eran enemigos que venían a invadirles. Rápidamente los habitantes autóctonos reaccionaron y las autoridades islandesas promulgaron una norma según la cual debían ser ejecutados los supuestos invasores.


Aquel invierno había sido duro y frío, lo que provocó que el hielo proliferase en la superficie marina haciendo naufragar las embarcaciones vascas. Hasta 32 pescadores llegaron a la costa de Islandia y solo uno fue capaz de escapar a la caza del vasco y salvar su vida. Este hecho se ha conocido como "la matanza de los españoles" y no tuvo mayor trascendencia a largo plazo. Sin embargo, la normativa que instaba a la caza del invasor vasco nunca fue derogada.


Conmemorando los 400 años de este episodio, en 2015 el gobierno islandes organizó un acto en el que se complementaba la derogación de la normativa. Xabier Irujo, descendiente de uno de los cazadores de ballenas vascos asesinados, y Magnus Rafnsson, descendiente de uno de los asesinos pusieron fin a este negro episodio con un simbólico apretón de manos.






Placa que recuerda la matanza en islandes, inglés, euskera y castellano



Share:

31 may. 2016

La Noche Triste

Grandes batallas de la historia. La Noche Triste. Después de que Cristobal Colón descubriese América en 1492, la corona española puso sus ojos en el Nuevo Mundo. Allí una expedición encabezada por Hernán Cortés se encargaría de someter a los pueblos autóctonos habitantes del actual México y dominar para el flamante Imperio Español tan vasta extensión de tierras. Asombrados por los dioses venidos del mar, los mexicas, también conocidos como aztecas, invitaron a los españoles a su capital Tenochtitlán, la mayor ciudad conocida en Nuevo Mundo. Sin embargo las intenciones españolas no eran de confraternización. Hernán Cortés y sus hombres querían someter al Imperio Azteca. y para ello, era vital la neutralización de Moctezuma, el emperador y líder espiritual azteca.
Una escaramuza en Nautla en la que fueron asesinados 7 españoles que trataban de defender al pueblo totonaca de los aztecas. Entre ellos sería muerto su oficial al mando Juan de Escalante. Con este casus belli, Hernán Cortés decide hacer prisionero a Moctezuma en Tenochtitlán sin que als fuerzas aztecas hicieran nada para impedirlo.

la-noche-triste

Guerra: Conquista del México
Batalla: La Noche Triste
Fecha: 30 de junio de 1520
Lugar: Tenochtitlán, actual México D.F.
Resultado: Victoria azteca
Clave: Superioridad numérica azteca

Beligerantes
CodexMendoza01.jpg Imperio aztecaBanner of arms crown of Castille Habsbourg style.svg Corona de Castilla
EscudodeTlaxcala.png Tlaxcala

Hernán Cortés tuvo que dirigir personalmente una expedición dejando Tenochtitlán. Pedro de Alvarado asumió el mando de las tropas españolas en la ciudad. Moctezuma consideraba a los españoes seres divinos y por ello exigía a su pueblo un actitud de no beligerancia. Temeroso de su inferioridad numérica y sin el consentimiento de Hernán Cortés, Alvarado ordenó un ataque preventivo contra el pueblo azteca que se tradujo en la Matanza del Templo Mayor, finalizada con una carnicería de hombres indefensos.
Los sectores más reacios a la presencia española en Tenochtitlán se organizaron y decidieron combatir la ocupación española. Al regresar Hernán Cortés a la ciudad, instó a Moctezuma para parar la rebelión mediante un discurso en el balcón de su palacio. Sin embargo, al ver a su emperador defender a los españoles, el pueblo azteca se rebeló contra su propio líder hiriendole de muerte. La nobleza azteca sobreviviente eligió a Cuitláhuac como su nuevo líder, que pronto sería víctima de la viruela.

la-noche-triste

La rebelión siguió su curso, y debido a lo numeroso de las tropas aztecas, pronto consiguieron cercar a los españoles en el que hasta entonces había sido su cuartel general, el Palacio de Axayácatl. Sitiados y con una alarmante escasez de alimentos y agua, Cortés ordenó la huida de la ciudad durante la noche del 30 de junio de 1520. A medianoche Cortés dio la señal de huida y todos los españoles seguidos por sus aliados indígenas partieron en silencio. Los españoles llevaban consigo todas la joyas producto del saqueo a los aztecas además de varias piezas de artillería. La huida silenciosa fue interrumpida por una anciana que dio la voz de alarma a los guerreros mexicas. Minutos después la ciudad de Tenochtitlán era un hervidero, miles de aztecas se echaron encima de las tropas españolas y de sus aliados. Una lluvia de piedras, lanzas y flechas acompañó a los españoles durante toda la huida.

la-noche-triste

Los hombres de Cortés consiguieron huír hacia Tlaxcala, terreno aliado, no sin antes librar victoriosamente la Batalla de Otumba. Sin embargo, durante la huida de Tenochtitlán, el 90% de los aliados españoles indígenas habían sido masacrados. A su vez Cortés perdió más de la mitad de sus hombres, unos 700. Pero las pérdidas españolas no fueron solo humanas, en la huida se perdieron todas la joyas y el oro que se trató de evacuar y todas las piezas de artillería. Se dice que los primeros en morir fueron aquellos soldados que no se quisieron desprender de los metales preciosos que lastraban su huida. En cualquier caso, Hernán Cortés tardó en poder reorganizar, rearmar y reforzar a sus tropas, Tenochtitlán no caería hasta un año después en el Sitio de Tenochtitlán



la-noche-triste

la-noche-triste



Share:

29 may. 2016

Los 5 francotiradores más letales de la historia

Los 5 francotiradores más letales de la historia. Un fusil de precisión, una ingente dosis de talento, un dominio total sobre los nervios, una gran capacidad de sufrimiento, y paciencia... mucha paciencia. Estos son los ingredientes perfectos para crear un francotirador letal, capaz de desmoralizar ejércitos enteros y hacer sentir a al enemigo que en cualquier momento puede ser abatido.
El presente artículo es un repaso a aquellos que tenían el don de matar, héroes de sus respectivas naciones y grandes villanos para sus enemigos que hicieron de la caza humana su forma de vida.

5. En quinta posición entrre los francotiradores más mortíferos de la historia, se encuentra un inglés, el cabo Craig Harrison. Este letal sniper tiene el récord de baja confirmada más lejana que se haya registrado nunca. Craig ha sido capaz de abatir un objetivo a 2,475m de distancia con un rifle cuyo alcance objetivo apenas pasaba de los 1600m aprovechando la buena visibilidad y el viento a favor. Su ámbito de actuación fue la Guerra de Afganistán y su hazaña quedará para la historia.

francotiradores-mas-letales-historia

4. Liudmila Pavlichenko. El azote de la Wehrmacht. Pavlichenko no solo fue una de los mejores francotiradores de la historia sino que la propaganda que explotó su joven, patriota y femenina imagen, fue mucho más útil para el Ejercito Rojo que su detreza en combate. En su haber tiene la increíble cifra de 309 muertes que tienen más valor si cabe al encontrarse 36 francotiradores alemanes entre estas.


francotiradores-mas-letales-historia

3. Ivan Sidorenko. Otro de los grandes francotiradores de la escuela soviética. Ivan Sidorenko fue capaz de acabar el solo con cerca de 500 soldados nazis, cifras que le aseguran un sitio entre los más grandes. Además su valor añadido era doble, ya que, si bien fue un excelente francotirador también fue un excelente profesor. El proclamado "Héroe de la Unión Soviética" fue responsable directo del entrenamiento de al menos 250 francotiradores soviéticos. Para añadirle epicidad a su historia, Ivan Sidorenko fue herido varias veces durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial.

francotiradores-mas-letales-historia

2. Vassili Zaitsev. Posiblemente el héroe más conocido de la Unión Soviética. Un pastor de los Urales que se convirtió en una leyenda forjada a base de bajas alemanas en la Batalla de Stalingrado. Sus 242 bajas confirmadas, y sobre todo, la figura que la propaganda soviética creó en torno a a Vassili, hizo que los alemanes dedicasen ingentes recursos y organizasen varias operaciones con el único fin de acabar con él. Además Vassili Zaitsev fundó una escuela de francotiradores de la que salieron otros grandes héroes de la URSS.

francotiradores-mas-letales-historia

1. Simo Haya. La muerte blanca, un pequeño soldado finlandés nacido par aabatir enemigos. Sin mira telescópica y siempre en condiciones extremas, Simo Haya guarda en su haber más de 500 bajas confirmadas tanto con su rifle de precisión como con su subfusil. Herido en la cara casi al final de la Guerra de Invierno, llevó consigo toda la vida la marca del compromiso con su patria.

francotiradores-mas-letales-historia




Share:

23 may. 2016

La guerra más corta de la historia: Guerra Anglo-zanzibariana

La Guerra más corta de la historia. Guerras encarnizadas, batallas que se cobran ejércitos enteros, conflictos armados que se enquistan durante décadas. La historia está plagada de largos episodios crueles y sangrientos. Sin embargo, no todos los conflictos son así, y la desigualdad de fuerzas puede provocar situaciones que rozan el surrealismo.
últimos compases del siglo XIX, Europa se encuentra inmersa en una carrera colonial a lo largo y ancho del continente africano. Alemania, Francia, Inglaterra, Italia e incluso Portugal y España, tratan de maximizar la extensión de sus dominios y acaparar tanto enclaves estratégicos como fuentes de materias primas. 
En Zanzíbar, la muerte del sultán Hamad ibn Thuwaini el 25 de agosto de 1896 provocó una lucha por la sucesión de su trono. El candidato inglés, metrópoli que ejercía su influencia en la zona, era Hamud ibn Muhammad, sin embargo un golpe de estado de Khalid ibn Barghash, primo del difunto sultán impidió que los deseos ingleses pudieran materializarse. Inglaterra inmediatamente envió un ultimátum, Khalid debería abdicar antes de las 09:00 o las tropas inglesas destacadas en el lugar atacarían. El nuevo sultán movilizó a su modesta guardia y se atrincheró en su palacio.

guerra-mas-corta-zanzibar

Guerra: Guerra Anglo-zanzibariana
Lugar: Zanzíbar
Resultado: Victoria inglesa
Clave: Superioridad total

Beligerantes
Flag of the United Kingdom.svg Imperio BritánicoFlag of the Sultanate of Zanzibar.svg Zanzíbar

Bajas: 

Imperio Británico: 1 marine herido
Zanzíbar: 500 muertos

La defensa de los leales a Khalid constaba de 3.000 hombres. Junto con su modesta guardia personal, la resistencia era integrada por numerosos civiles reclutados para la ocasión así como esclavos y seguidores del flamante sultán. En cuanto al armamento, los defensores emplazaron a las puertas del palacio varias ametralladoras y alguna pieza de artillería.
Por su parte los ingleses contaban con tres cruceros, dos buques de guerra, 150 hombres de la marina británica y cerca de 900 zanzibarianos contrarios a Khalid.
A las 9:01 los barcos ingleses abrieron fuego contra el palacio del sultán causando una gran carnicería e inutilizando la artillería enemiga. A su vez, pequeñas embarcaciones trataron de enfrentarse sin éxito a los colosos barcos ingleses, resultando tres pequeñas embarcaciones zanzibarianas hundidas.

guerra-mas-corta-zanzibar


El bombardeo cesó a los 35 minutos cuando la bandera del palacio fue abatida por los propios defensores en señal de rendición. En las ruinas del complejo yacían 500 cuerpos sin vida mientras que tan solo se reportó un soldado inglés herido durante la batalla. La guerra más corta de la historia había finalizado en tan solo 35 minutos. Khalid huyó con los primeros disparos de la flota británica y pidió asilo político en el consulado de Alemania siéndole concedido por los alemanes y aceptado por los ingleses a cambio de que Khalid no volviese a poner un pie en Zanzíbar. El Imperio Británico estableció un gobierno títere con su hombre de confianza Hamud al frente. Khalid por su parte fue capturado por las fuerzas británicas en 1916 durante la Campaña del África Oriental de la Primera guerra mundial y fue exiliado a las Seychelles y a la isla Santa Elena antes de que se le permitiera regresar al África Oriental, donde murió, en Mombasa en 1927.





Share:

20 may. 2016

La fogosa muerte de Fernándo el Católico

La muerte de Fernando el Católico. Fernando II de Aragón, más conocido como Fernando "El Católico", fue protagonista de una de las muertes reales más curiosas de la historia. Fallecida su esposa, Isabel "La Católica", probablemente por un cáncer de útero, Fernando se encontraba en una situación muy delicada. La llegada a Castilla de Felipe I "El Hermoso", apoyado por Francia y la demencia de la mujer de éste, la célebe Juana "La Loca", arrebataron a Fernando la regencia que el monarca aragonés ejercía sobre Castilla. Por deseo expreso de Isabel La Católica, su marido Fernando tenía el derecho sobre dicha regencia hasta que su nieto Carlos (futuro Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico) fuese mayor de edad.
Fernando El Católico contraatacó con un movimiento político maestro cerrado con el Tratado de Blois. Este tratado culminó con el matrimonio entre el anciano Fernando y una adolescente, Germana de Foix, una joven sobrina del rey francés de tan solo 18 años. Este enlace matrimonial neutralizó los apoyos galos a Felipe El Hermoso.

muerte-fernando-el-catolico

Cuando Felipe "El Hermoso" falleció repentinamente en misteriosas circustancias, Fernando "El Católico" encerró a su hija, la enajenada Juana, y volvió a asumir la regencia de Castilla. En el tratado de Blois, el Rey de Francia cedía la Corona de Nápoles y el título honorífico de Rey de Jerusalén. A cambio, Fernando El Católico se comprometía a nombrar heredero al hijo resultante del enlace entre él y Germana de Foix.
Esta última clausula del contrato requería que Fernando El Católico tuviese un hijo con su nueva esposa, lo cual era una tarea complicada debido a la longeva edad del monarca. Este hecho, unido al insaciable apetito sexual de la joven Germana de Foix, provocó que Fernando El Católico recurriese a la ciencia. Convencido, el vetusto monarca ingirió un brevaje rico en cantárida, producto resultante del escarabajo con efectos similares a los de la viagra. El consumo frecuente de esta sustancia, unido al consumo de otros afrodisiacos como testículos de toro, provocó finalmente una hemorragia cerebral que acabó con la vida de Fernando El Católico.

muerte-fernando-el-catolico

De la pareja tan solo surgió un hijo varón el cual murió pocas horas después de nacer. Antes de su muerte, Fernando El Católico dejó a su nieto y heredero Carlos I la tarea de cuidar y ocuparse económicamente de Germana de Foix, la viuda de Fernando. Carlos I, de 17 años se enamoró de su abuelastra de 29, teniendo incluso una relación amorosa que culminó con el nacimiento de una hija que el joven monarca nunca reoconoció.

muerte-fernando-el-catolico

Share:

19 dic. 2015

Diez batallas que cambiaron la historia

Para el que quiera ampliar información sobre el tema, os dejo con dos grandes libros sobre las mayores batallas de la historia:



Son muchas las batallas que de una u otra manera han condicionado y han dado forma al mundo tal y como lo conocemos actualmente. Sin embargo han sido diez las batallas que más han incidido en el mundo actual y las cuales han producido o han supuesto un cambio de inflexión en los grandes conflictos históricos.

1 - La Batalla de Gaugamela

Tras la gran amenaza que supuso el imperio persa durante años para las polis griegas y por extensión para el resto de Europa, el Imperio Persa llegaba a su fin. El Ejército de Macedonia con Alejandro Magno al frente, hacía añicos a las tropas persas que se vieron completamente superadas. Darío III, emperador persa, huyó del campo de batalla, salvando su vida pero perdiendo un imperio.




2 -La Batalla del Bosque de Teutoburgo

Tras una expansión sin límites y sin ningún enemigo capaz de plantarle cara, el Imperio Romano se extendía por Europa dándole a esta una etapa de esplendor como nunca antes había conocido. Sin embargo, la acumulación de territorios por dominar y la ineficiencia de una administración incapaz de gobernar eficientemente tan magno territorio, comenzaron a causar problemas para la estabilidad del Imperio Romano. A este hecho se unió un enemigo que aprovechando el conocimiento del terreno y la movilidad de sus tropas, emboscó a las fuerzas romanas en el Bosque de Teutoburgo. Roma perdió tres legiones y estableció su límite expansionista al sur del Río Rin.

3 - La Batalla de Poitiers

Tras tomar la Península Ibérica en apenas 15 años y acabar con el Reino Visigodo que dominaba las actuales España y Portugal, la expansión musulmana del Imperio Omeya continuó hacia el norte cruzando los Pirineos. El sur de Francia fue barrido sin apenas oposición, sin embargo en el año 726, las tropas francas con Carlos Martel al frente, pararon en seco la expansión musulmana en Europa a la altura de Tours / Poitiers. 
diez-batallas-que-cambiaron-la-historia

4 - La Batalla de Lepanto

Ocho siglos después, la amenaza islámica volvía a cernirse sobre Europa. Esta vez era el Imperio Otomano el que amenazaba con conquistar el Viejo Continente. El escenario de esta guerra sería el Mar Mediterráneo. Por su control se libraron incontables batallas, sin embargo fue la Batalla de Lepanto la que resultó decisiva. Una coalición cristiana llamada la Liga Santa encabezada por España y comandada por Don Juan de Austria y Álvaro de Bazán, acabó el 7 de octubre de 1571 con 30.000 turcos y casi 200 de sus barcos, frenando su expansionismo en seco.
diez-batallas-que-cambiaron-la-historia

5 - La Batalla de Trafalgar

Con un imperio napoleónico en plena expansión, y la amenaza francesa de conquistar la mismísima Inglaterra, el reino inglés necesitaba una gran victoria marítima que evitase la posibilidad de que la Grand Armée pudiera cruzar el Canal de la Mancha. Napoleón buscó en España un aliado que le ayudase en tan complicada empresa. La Batalla fue un rotundo éxito para Inglaterra a pesar de que perdió a Lord Nelson, uno de sus más brillantes generales. Sin embargo la Armada de Napoleón quedó notablemente debilitada y España no volvió a ser una potencia militar marítima.


6 - La Batalla de Waterloo

Tras la vuelta de Napoleón Bonaparte al frente de Francia, una de las mentes militares más brillantes de la historia, la Grand Armée, estaba dispuesta a reconquistar Europa. Para evitarlo, una coalición compuesta por Inglaterra y Prusia plantó cara a los franceses en la Batalla de Waterloo. El resultado de la batalla resultó ser el fin de Napoleón y la vuelta a la Francia monárquica. La nueva aventura imperial francesa había resultado ser un rotundo fracaso.

7 - La Batalla del Somme

Una Batalla como nunca antes se había visto en la humanidad. La mayor batalla de la Primera Guerra Mundial desgastó lo suficiente al ejército alemán para que la alianza liderada por Francia e Inglaterra se hiciese con la victoria final en la Gran Guerra. La Batalla del Somme fue una consecuencia directa de la Batalla de Verdún, es lógico considerar ambas como críticas en el desarrollo de la Primera Guerra Mundial. La importancia de la Batalla del Somme también es capital por ser la primera batalla en la que se utilizó un nuevo arma que cambiaría la guerra para siempre, el carro de combate.
diez-batallas-que-cambiaron-la-historia

8 - La Batalla del Alamein

En el Alamein, las tropas aliadas con Inglaterra y su general Montgomery a la cabeza, frenaron el, hasta la fecha, victorioso avance de los Afrika Korps del "Zorro del Desierto", el general Erwin Rommel. Esta batalla es vital en el desarrollo del resto de la guerra ya que fue la primera gran derrota terrestre sufrida por la Alemania Nazi y sobre todo, porque evitó un gran movimiento de pinza lanzado simultáneamente desde el sur de Europa y el Norte de África contra los campos petrolíferos soviéticos del Cáucaso.
diez-batallas-que-cambiaron-la-historia

9 - La Batalla de Midway

Otra batalla que cambió el rumbo de la Segunda Guerra Mundial fue la Batalla de Midway, librada en el medio del Océano Pacífico entre Estados Unidos y Japón. En apenas cinco minutos, Estados Unidos hundió cuatro portaaviones japoneses. Japón, que hasta entonces no había encontrado un enemigo capaz de pararle, tuvo que pasar a la defensiva sufriendo una lenta y dolorosa derrota.
diez-batallas-que-cambiaron-la-historia

10 - La Batalla de Stalingrado

La mayor batalla de la historia de la humanidad tuvo como protagonistas a la Unión Soviética de Stalin y a la Alemania Nazi de Hitler. Stalingrado fue atacada en agosto de 1942 por la Wehrmacht. Sin embargo, el invierno y la capacidad soviética de reemplazar las bajas existentes terminó con la derrota alemana. La Batalla de Stalingrado está considerada el punto de inflexión en la Segunda Guerra Mundial, el Tercer Reich se debilitó y tuvo que pasar a la defensiva precipitando su final. La Batalla de Stalingrado dejó más de 2 millones de muertos.


diez-batallas-que-cambiaron-la-historia













Share:

17 dic. 2015

La Segunda Batalla de Faluya

Tras la invasión aliada de Irak encabezada por Estados Unidos en 2003 y la práctica inmediata caída del régimen de Sadam Husein, el país se había convertido en un inmenso campo de guerrilla en el que tanto islamistas radicales chiítas en el sur, como sunníes en el norte y centro, se enfrentaban a las fuerzas invasoras occidentales a la vez que llevaban a cabo un guerra sectaria entre ellos. El gobierno iraquí impuesto por Estados Unidos era incapaz de asegurar la estabilidad de la región y tanto Estados Unidos como Inglaterra estaban siendo sometidos a una gran sangría humana y económica. La insurgencia suní que puntualmente colaboraba con los restos del antiguo ejército de Sadam, era la fuerza que más daño estaba haciendo a las tropas aliadas. Un gran número de combatientes al servicio de Abu Musab al Zarqaui, ideólogo y arquitecto del futuro Estado Islámico, hicieron de la ciudad iraquí de Faluya, su feudo insurgente. A pesar de que el propio al Zarqaui abandonó previamente la ciudad junto a otros líderes insurgentes, cerca de 4.000 combatientes se prestaban a una batalla urbana que Estados Unidos no podía evitar, pues desarticular a la insurgencia suní era una de sus más altas prioridades. Faluya, la "Ciudad de las Mezquitas" de 300.000 habitantes y que había sido objeto de una fracasada ofensiva estadounidense meses antes, se preparaba para una nueva gran batalla.

Guerra: Segunda Guerral del Golfo / Guerra de Irak
Batalla: la Batalla de Faluya
Fecha: 7 de noviembre 2004 - 23 de diciembre 2004
Lugar: Faluya (Irak)
Resultado: Victoria aliada
Clave: superioridad de medios
Beligerantes
Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
Bandera de Irak Irak
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Flag of the Ba'ath Party.svg Mujahideen Shura
Flag of al-Qaeda in Iraq.svg Al Qaeda en Irak
Bajas:
Aliados: 107 muertos y 633 heridos.
Insurgencia: 1.350 muertos y 1.500 prisioneros.

Grandes batallas de la historia. La segunda batalla de Faluya. Tras la deserción de las fuerzas iraquíes gubernamentales y el paso de muchos de ellos a la propia insurgenica, con las armas que Estados Unidos les había proporcionado, la resistencia islamista suní ganó aún más fuerza en la ciudad. Cuando el gobierno iraquí y el americano anunciaron la ofensiva sobre Faluya, la insurgencia comenzó a preparar las defensas de la ciudad. El ataque fue planeado con cuatro actores principales. El grueso de las fuerzas estaba formado por seis batallones estadounidenses, cuatro de marines y dos del ejército a los que había que sumarles un centenar de aeronaves entre aviones y helicópteros. Estas unidades estarían apoyadas por un regimiento británico, el "Black Watch", un batallón de élite de Peshmerga (soldados kurdos iraquíes, competentes y fiables) y cuatro batallones del Ejército Iraquí de creencias sunitas.
La insurgencia se preparó a conciencia para la batalla. Se cavaron trincheras a las afueras de la ciudad, se tapiaron los accesos a las azoteas de los edificios más altos y sobre todo, se instalaron un sin fin de trampas consistentes la mayoría en IEDs, explosivos que se detonaban al abrir una puerta, pisar una cuerda, accionar un interruptor o cualquier otra acción cotidiana. También se establecieron barricadas, nidos estratégicos de ametralladoras y se llevaron a cabo todo tipo de tácticas de guerrilla urbana. Los insurgentes se dividieron en guerrilleros, cuyo cometido era el de atacar y retirarse, y mártires, que no eran más que suicidas que tratarían de infringir el mayor daño a las tropas aliadas.
Segunda-batalla-de-faluya
Por su parte Estados Unidos también preparó bien la ofensiva. Mientras que las tropas norteamericanas llevarían el peso de la operación, los ingleses actuarían como cebo en el sur, haciendo creer a la insurgencia que el ataque sería allí, mientras que los Peshmerga ocuparían el hospital de la ciudad para hacer prisioneros heridos y los soldados iraquíes asegurarían las cerca de 200 mezquitas existentes en Faluya.
Tras lanzar octavillas sobre la ciudad haciendo que gran parte de los civiles la abandonasen en los días previos a la batalla, la ofensiva, que envolvía cerca de 15.000 soldados aliados, dio comienzo. El 5 de noviembre la ciudad se aisló completamente, reforzando puntos clave que impedían la llegada de refuerzos. A su vez, comenzaron bombardeos selectivos sobre posiciones estratégicas de la insurgencia. Al día siguiente, los Peshmerga ocuparon con éxito el hospital general de Faluya. El día 7, tras la pertinente distracción de las tropas inglesas en el sur, las fuerzas norteamericanas penetraban en la ciudad ocupando la estación de ferrocarril y los puentes sobre el Río Eúfrates. Al intentar penetrar en los barrios del norte de la ciudad, bastiones de la insurgencia, las tropas americanas fueron detenidas. La presencia de carros de combate aliados, el uso de drones y la caída de la noche que beneficiaba a los norteamericanos que poseían equipos de visión nocturna, permitió a las fuerzas americanas reiniciar el avance.
Los combates eran muy intensos y se llevaban a cabo calle por calle y casa por casa. El día 10 fue el más sangriento y se concentro en torno a la mezquita de Muhammadia donde decenas de insurgentes se habían hecho fuertes. Tras duros combates y una gran contundencia mostrada por las tropas americanas, al final del día el 70% de la ciudad estaba asegurada. Sin embargo, la mayoría de insurgentes se habían refugiado en el sur de la ciudad. Durante los siguientes cinco días, los combates se sucedieron y los insurgentes hicieron pagar con sangre cada centímetro de ciudad ganado por los aliados. Ráfagas de fuego de AK-47 y explosiones de todo tipo de explosivos caseros eran la tónica constante. El 15 de noviembre se había dado por conquistada la ciudad, aunque focos aislados de resistencia continuaron cobrándose bajas aliadas hasta el 23 de diciembre. Faluya, la ciudad de las mezquitas y refugio de la resistencia había sido prácticamente destruida. 
Segunda-batalla-de-faluya
Sin embargo poco duró el control americano sobre Faluya. Si bien la operación fue un éxito a pesar de ser la mayor batalla de Estados Unidos desde la Guerra de Vietnam, las tropas americanas abandonaron el área en enero de 2005. Por contra, el espíritu insurgente y extremista de Faluya no se doblegó y la ciudad recuperó su combatividad. En 2014, Faluya cayó rápidamente y con el beneplácito de gran parte de la población local, en las garras del Estado Islámico que desde entonces, ha mantenido la ciudad bajo su control sin apenas problemas. Por otro lado, la batalla causó un gran revuelo en occidente tras la difusión de varios videos en los que se podían apreciar a soldados americanos cometiendo acciones de dudosa legalidad. La batalla, que destruyó al menos 35.000 viviendas y se cobró miles de vidas, no fue el golpe de efecto estratégico que Estados Unidos había planeado y el conflicto continuó con su sangrienta tendencia. Irak en general, y la rivera del Eúfrates en particular, no volvería a ser jamás completamente pacificado.

Segunda-batalla-de-faluya

Segunda-batalla-de-faluya

Segunda-batalla-de-faluya



Share:

13 dic. 2015

El Conflicto de Reinosa

Uno de tantos episodios violentos que sacudieron la estabilidad nacional de España durante la década de los 80. A los sonados múltiples incidentes y disturbios en el astillero de Euskalduna en Bilbao, en las cuencas mineras asturianas, en los Altos Hornos de Sagunto o en el astillero de Naval Gijón entre otros, se sumó la conflictividad en las fábricas cántabras de Reinosa. En toda España, las protestas de trabajadores que no se resignaban a destrucciones masivas de empleo y a acabar con el medio de subsistencia de familias enteras, eran frecuentes. Estas reivindicaciones, acababan a menudo con enfrentamientos entre trabajadores y las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado que tuvieron que emplearse a fondo, y en ocasiones por encima de los límites legales, durante toda la década de los 80. Sin embargo en Reinosa, la contundencia con la que las autoridades respondieron a las protestas hizo del conflicto, un episodio único que será recordado para siempre en las páginas de la historia de Cantabria y en las de la lucha sindical.

El conflicto de Reinosa de 1987
Fecha: primavera de 1987
Lugar: Reinosa (Cantabria)
Resultado: victoria gubernamental
Clave: contundencia de las fuerzas del orden

Grandes Batallas de la historia, El Conflicto de Reinosa 1987Tras años duros en la industria local, con diversas olas de despidos en varias grandes empresas, como las que afectaron a Cenemesa o Farga Casanova, se anunció un nuevo ERE en una de las mayores empresas de la zona, la siderúrgica Forjas y Aceros de Reinosa S.A. Esta empresa, preveía una reducción de plantilla de más de 450 trabajadores. Con la creciente conflictividad social, el ERE se vio como una amenaza directa al resto de los trabajadores. Reinosa era una ciudad que vivía de su industria y por tanto, no solo los trabajadores y sus familias dependían de ella, sino que multitud de comercios y establecimientos también lo hacían.
El 11 de marzo de 1987 se desatarían las hostilidades. Ante el conocimiento del ERE, el Comité de Empresa retuvo al expresidente del Consejo de Administración de Forjas y AcerosEnrique Antolín San Martín, quien había acudido a la empresa a recoger sus pertenencias tras ser nombrado consejero de Obras Públicas del Gobierno Vasco. Obreros y Guardia Civil se preparaban para la batalla que llegaría al día siguiente. Poco más de 350 guardias civiles trataron de rescatar a Enrique Antolín. 
conflicto-reinosa-1987
Los disturbios no tardaron en producirse, una lluvia de piedras recibió a los agentes, que fuertemente armados con fusiles Cetme, respondieron con pelotas de goma, botes de humo e incluso fuego real a las agresiones. Sin embargo, la superioridad numérica de los trabajadores, cifrados en varios miles, permitió sobrepasar las fuerzas desplegadas de la Guardia Civil hasta el punto de que muchos agentes tuvieron que rendirse. Los agentes fueron desarmados por los propios trabajadores que entregaron sus armas a la Policía Municipal. Muchos jóvenes estudiantes de Reinosa acudieron junto a los trabajadores. Escenas de padre e hijo compartiendo barricada, se hicieron frecuentes. La primera jornada de lucha dejó 68 heridos, 8 de ellos graves. Enrique Antolín San Martín fue liberado tras la intervención de un grupo reducido de agentes de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil.
Los trabajadores habían ganado el primer asalto, sin embargo los incidentes no acabarían ahí. El 1 de abril, el Ayuntamiento de Reinosa acordó reforzar las posiciones de la Guardia Civil en la zona, aumentándola a 430 agentes, 8 tanquetas y 1 helicóptero, sin embargo los refuerzos acabarían ascendiendo a 1.300 agentes, 21 tanquetas y 2 helicópteros.
conflicto-reinosa-1987
La primera quincena de abril fue de una violencia inusitada. Los trabajadores, cada vez más numerosos y de diversas empresas, realizaban concentraciones, cortes de carreteras y levantaban barricadas. Mientras, la Guardia Civil respondía sin miramientos con botes de humo, cargas, pelotazos y haciendo uso de sus tanquetas, todoterrenos y camiones blindados. La lista de heridos, cifrada en más de 100, resultaba alarmante. 
La violencia en el conflicto tuvo su clímax el día 16 de abril, cuando un trabajador sería ingresado en estado grave tras el lanzamiento de varios botes de humo en el garaje en el que estaba guarecido. El trabajador, Gonzalo Ruiz García, fallecería días después de los hechos. En los incidentes llegaron a participar más de 3.000 personas, generalizándose los disturbios en toda la localidad Cántabra de Reinosa. Una funeraria resultó incendiada tras el lanzamiento de un bote de humo. 
conflicto-reinosa-1987
Finalmente la muerte de Gonzalo Ruiz García, la reafirmación de la regulación de plantilla de Forjas y Aceros y el desgaste de un pueblo que llevaba más de un mes de auténtica guerra, hizo que el conflicto se fuese diluyendo.
La sombra y el recuerdo de la primavera de 1987, quedaría para siempre en la memoria de Reinosa y de sus habitantes. Nadie resultó condenado por la muerte de Gonzalo Ruíz García. A pesar del conflicto vivido, a pesar de dos huelgas generales en la comarca y a pesar de una multitudinaria manifestación convocada en Madrid en solidaridad con el pueblo cántabro, el expediente de regulación de empleo fue aprobado por la Dirección General de Trabajo.

conflicto-reinosa-1987

conflicto-reinosa-1987

www.tuniverso.es
Share: